Fútbol

Malta-España, más posesión que la España del Tiki-Taka

Saúl intenta conducir la pelota
Saúl intenta conducir la pelota

España tuvo la pelota un 83,5% del tiempo, más que nunca desde, por lo menos, 2006

La España de Luis Enrique (o de Robert Moreno) logró frente a Malta una posesión del 83,5%, que según la empresa de estadíticas Opta no había conseguido en un partido de competición desde, por lo menos 2006. Es decir, la España campeona del mundo y de dos Eurocopas, la que alucinó al mundo por su fútbol no consiguió en un encuentro tanta posesión como esta del encuentro contra Malta.

"Sabíamos que se iban a encerrar, atrás, había que tener paciencia y mover de lado a lado, esperando a que se abrieran", reconocía Asensio después del encuentro. "El fútbol ha cambiado y ahora es difícil ganar a equipos así", decía también Morata, el héroe del choque. "Sabíamos que iban a estar replegados, con muchas ocasiones atrás y teníamos que pillarles la espalda", aseguró el central Mario Hermoso.

El plan de Malta en su campo era sacar un empate a cero. Eso lo hubiese considerado un éxito. Marcar un gol era una misión imposible porque ni siquiera lo intentaron. España tuvo el balón y necesitó mucha paciencia para derribar el muro.

Fue un encuentro de posesión por obligación porque a Luis Enrique le gustan otro tipo de encuentros, más vertiginosos, más rápidos. Malta impidió un partido así porque se cerró atrás, se olvidó de la pelota y esperó.

Confiaba en empatar. Pero Morata apareció con dos remates para dar la victoria. España goleó en la posesión y ganó en el resultado.