España se nubla ante Italia y se tiene que conformar con la plata en el Mundial de waterpolo

Italia se impuso por 10-5 en una final en la que no hubo color

Pues no pudo ser. Después de haber superado a Croacia en las semifinales del Mundial de waterpolo, al gran ogro, España fue superada en la lucha por el oro ante Italia (5-10), el enemigo clásico, tantas y tantas batallas en el pasado revividas en Corea del Sur. Porque la selección masculina de waterpolo vuelve a latir después de diez años de desierto, de derrotas y frustraciones. En los últimos campeonatos ha regresado a la lucha por las medallas, pero se ha vuelto a quedar a las puertas del oro, como en el Europeo del año pasado, aquella vez ante Serbia. Quizá los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 sea un buen momento para dar el salto. La plaza ya la tienen y el trabajo lo harán para intentar conseguirlo. Pese a todo, es un Mundial histórico para el waterpolo nacional. Chicos y chicas se metieron en la final, los dos, pero ambos perdieron.

Tras siete minutos nublados en el segundo cuarto, en blanco, España montó un contragolpe. Perrone, el más listo, se quedó delante de Del Lungo y penalti. Marcó Munárriz y la selección de David López cortó la hemorragia. El partido de Italia estaba siendo perfecto, cerraba los caminos atrás, con una defensa muy efectiva, y aprovechaba las superioridades: de las cinco primeras, cuatro para dentro, y la quinta se marchó fuera de milagro. España, en cambio, dos goles de ocho. Así se explica la distancia de tres tantos que llegó a tener el equipo transalpino, que se quedó en dos antes del descanso (3-5).

Estaba claro, España tenía un problema. Pero ese penalti marcado podía haber sido un punto de inflexión, un renacer en el partido. Había mucho tiempo, pero nada cambió. Más bien al contrario, fue a peor. Justo en la final el equipo colapsó, obligado también por el gran trabajo del rival. No logró el conjunto de David Martín marcar en igualdad de hombres en todo el partido, atosigado por la defensa italiana: cerrada y permitiendo los lanzamientos para que parara Del Lungo o más abierta y dejando a la selección lejos de la portería. Fue impecable. Eso lleva a la desesperación, a elegir mal la forma de tirar y a perder la confianza en uno mismo. La distancia fue creciendo. El partido terminó siendo desigual y hasta Dani López, el fantástico portero de España, nombrado el mejor del Mundial, se contagió y tampoco estuvo acertado. Como hace 10 años, España es plata Mundial. Lo bueno, aparte de la medalla, es que vuelve a estar ahí.

5 - España: Dani López; Munárriz (1p), Granados (-), De Toro (-), Cabanas (-), Larumbe (-), Barroso (-), Fran Fernández (-), Tahull (-), Felipe Perrone (2), Blai Mallarach(2) y Alex Bustos.

10 - Italia: Del Lungo (Nicosia); di Fulvio (1), Luongo (2), Figlioli (1), di Somma (-), Velotto (-), Renzuto (1), Echenique (1), Figari (-), Bodegas (1), Aicardi (1) y Dolce (2).

Árbitros: Margeta (Eslovenia) y Goldenberg (Estados Unidos). Eliminado: di Somma.

Goles: 0-1: Luongo. 1-1: Perrone. 1-2: Echenique. 2-2: Perrone. 2-3: Figlioli. 2-4: Dolce. 2-5: Iodice. 3-5: Munárriz (p). 3-6: Aicardi. 3-7: Dolce. 3-8: Di Fulvio. 4-8: Blai Mallarach. 4-9: Luongo. 5-9: Blai Mallarach. 5-10: Bodegas.

Parciales: 2-2, 1-3, 1-3 y 1-2.