33-29. La final de todos

España, con su juego solidario y de conjunto, vence a Croacia y peleará con Alemania por el oro Europeo y el pase a los Juegos de Río

Los hispanos celebran el triunfo ante Croacia y la clasificación para la final
Los hispanos celebran el triunfo ante Croacia y la clasificación para la final

España, con su juego solidario y de conjunto, vence a Croacia y peleará con Alemania por el oro Europeo y el pase a los Juegos de Río

«¡Cuidado con los contraataques de Croacia!». Ésa era la consigna de los Hispanos antes de las semifinales. Pues en apenas un minuto, 0-2 abajo, dos pérdidas, dos goles a la carrera. Primer contratiempo de España, pero este equipo no pierde la calma, como su central. Ponga un Entrerríos en su vida para ser feliz. La Selección antes tenía a dos, Alberto y Raúl, y fue feliz durante mucho tiempo. Ahora sólo queda uno, Raúl, pero incluso uno es mucho. Menuda primera parte del capitán de la Selección: dos goles para empezar y mil asistencias para continuar, para que Ugalde o Julen Aginagalde marcaran. Ponga también a su lado un Antonio García, habitual suplente en tantas citas, con gran protagonismo en este Europeo de Polonia en el que Joan Cañellas anda más flojo, lesionado. El lateral del Pick Szeged tomó el relevo de Raúl para dividir y pasar o marcar y hacer un lío a Croacia.

Puede usted confiar también en el portero Pérez de Vargas, que entró por Sterbik, nada más y nada menos, para lanzar a España. Gracias también, a la defensa, el arma más mortífera de España. En balonmano, defender es contraatacar y contraatacar es ganar. Gracias a los ajustes atrás, a la muralla de Viran Morros y Gedeón Guardiola (también es una garantía confiar en ellos) pudo correr la Selección y solventar el primer problema. Porque arrancó Croacia con ventajas que llegaron hasta los tres goles (7-10, 9-12, 10-13...) y cuando el muro rojo se cerró, el parcial fue fulminante: 8-1 para llegar al descanso con cuatro tantos de ventaja (18-14). Y durante ese momento de éxtasis, puso la Selección en su vida a Cristian Ugalde, una gacela en ataque y un zorro en defensa.

La renta era buenísima, pero Croacia nunca se rinde y quedaba todavía mucho que sufrir. No es que los balcánicos lo tuvieran claro en sus ataques posicionales, pero cuando lograron salir al espacio estrecharon el marcador incluso al máximo 24-23. España había perdido otra vez la sensación de euforia. El colapso en ataque reapareció y el peligro era latente. Pero entonces puede usted apostar por Jorge Maqueda para volver a ponerse dos goles arriba, por Dujshebaev y su atrevimiento o por Valero Rivera y su muñeca de fantasía desde los siete metros o desde el extremo. Eran momentos de zozobra, los goles se repartían en las dos porterías y el miedo llegaba con cada inferioridad, que España gestionó con inteligencia y con nervios de acero. Supieron competir los Hispanos para no verse por detrás y, cuando la defensa volvió a ser de acero, llegó el momento de Víctor Tomás para correr otra vez y marcar tres goles que olían a sentencia (30-27). Por si acaso, Pérez de Vargas no dio lugar a la incertidumbre parando dos penaltis.

Ponga usted todo eso junto y tendrá un equipo, en el amplio sentido de la palabra. Una Selección que mañana va a disputar la final del Europeo contra Alemania. El oro y la clasificación directa para los Juegos esperan.

- Ficha técnica:

33 - España: Sterbik; Víctor Tomás (5), Maqueda (2), Guardiola (1), Morros (-), Cañellas (-) y Rivera (6, 5p) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Gurbindo (-), Raúl Entrerríos (4), Aginagalde (5), Ugalde (3), Antonio García (6), Baena (-), Del Arco (-) y Dujshebaev (1)

29 - Croacia: Alilovic; Cupic (2), Kopljar (4), Duvnjak (1), Sliskovic (6), Strlek (4, 1p) y Maric (4) -equipo inicial- Stevanovic (ps), Gojun (-), Horvat (3, 1p), Karacic (3), Kozina (-), Kovacevic (-), Mamic (-), Sebetic (2) y Cindric ()

Marcador cada cinco minutos: 1-4, 4-6, 6-8, 9-12, 13-13 y 18-14 (Descanso) 21-18, 23-20, 24-22, 26-24, 30-27 y 33-29 (Final)

Árbitros: Horacek y Novotny (CZE). Excluyeron por dos minutos a Morros y Guardiola por España; y a Strlek, Maric y Cupic por Croacia.

Incidencias: Semifinal del Europeo de Polonia 2016 disputado en el Tauron Arena de Cracovia ante unos 9.000 espectadores. EFE