0-0. Francia está dormida

Los anfitriones terminan primeros de grupo, pero firman otro partido discreto. Sólo la entrada de Payet en la segunda parte animó a los galos ante un rival con balón y sin pegada

El francés Dimitri Payet, en un tiro a puerta
El francés Dimitri Payet, en un tiro a puerta

Los anfitriones terminan primeros de grupo, pero firman otro partido discreto. Sólo la entrada de Payet en la segunda parte animó a los galos ante un rival con balón y sin pegada

Se cumplió la lógica, pero de forma ilógica. Francia, la anfitriona y gran favorita, pues siempre que actúa como local en una gran competición termina campeona, ha sido la primera en el Grupo A, pero no tuvo una noche sencilla. Otra vez. Si Rumanía y Albania se lo pusieron difícil, y claudicaron sólo en los últimos minutos, cómo no lo iba a hacer Suiza, un rival más peligroso, con buenos futbolistas. El resultado fue un duelo equilibrado, que terminó en empate sin goles y en el que por fin asomó Pogba. Su aportación en el campo disminuía al mismo ritmo que aumentaban los millones de su posible traspaso. Es un jugador mediático, pero no ha demostrado en el césped lo que dicen que cuesta. Ayer mostró un pedazo de su calidad. Los primeros minutos fueron suyos, por mucho que la primera jugada tuviera un punto de ridícula: era un córner a favor de Suiza, aunque el medio de la Juve, en su intento de despeje, mandó el balón a su portería; pero es que Djourou, al intentar llevar el balón a gol, lo que hizo fue mandarlo lejos. Los defensas trataban de marcar, sin querer, y los atacantes evitaban el peligro. Superada la anécdota, Pogba sacó su zancada a pasear, y también su disparo, con ambas piernas. Dos veces mandó el balón al larguero, una porque al portero Sommer le bailó en las manos y otra de tiro directo, que hizo temblar la portería. Se resistió el gol y pasado ese momento, el equilibrio fue total.

Era más dueño de la pelota Suiza y Francia buscaba los espacios. Reservó Deschamps a algunos de los que han sido sus mejores futbolistas hasta ahora: Payet en ataque y Kanté en el centro del campo. Este último fue suplido con solvencia por Cabaye, pero la imaginación del jugador del West Ham si la echó en falta el equipo galo. La igualdad dio lugar a llegadas en ambas áreas, pero casi ninguna era peligro real. Nadie daba el puñetazo definitivo.

El dominio de Suiza aumentó en los primeros instantes de la segunda parte. Salió atolondrada Francia, que ni olía el balón. También es verdad que su rival lo tenía, pero sin llegar a profundizar, ni cuando lo cogía el escurridizo Shaquiri. Estuvieron bien los centrales franceses. Estaba dormido el anfitrión, pero Griezmann dio un susto en una combinación con Pogba y Gignac. El tiro le salió centrado al atlético.

No esperó más Deschamps. Sacó a Payet, para felicidad de la grada. Es el nuevo ídolo y no tardó en dejar su sello. Sissoko demostró su potencia por la derecha, un tanque veloz que llegó casi a la línea de fondo y centró. Payet entró desde atrás y acomodó el cuerpo de forma perfecta para que lo suyo fuera un remate de fútbol y no uno de rugby. Impactó con la pelota y el larguero impidió lo que era un golazo. Con su nueva «estrella» se estiró Francia, que pasó a ser más dominadora. Los suizos demostraron su falta de pegada y contundencia, pese al buen trato de pelota que tienen. Tampoco se volcaron en exceso. El empate, en realidad, no era un negocio del todo malo. Les servía a ambos. Los dos estarán en octavos de final. Francia como primera, aunque con dudas.

Cinco camisetas suizas rotas

La selección de Francia es fuerte físicamente, pero no tanto. Algo les pasaba a las camisetas de los suizos. Se rompían. Pogba agarró a Xhaka y la zamarra pareció desintegrarse. No fue el primero ni el último. Antes, a Mehmedi y Behrami les había sucedido lo mismo, y después se vio a Embolo con un agujero en la parte de atrás. En la segunda mitad le volvió a pasar Xhaka y el balón también sufrió la maldición, pinchado tras el pisotón de Griezmann.

- Ficha técnica:

0 - Suiza: Sommer; Lichtsteiner, Djourou, Schär, Rodriguez; Xhaka, Behrami, Mehmedi (Lang, m.86), Dzemaili, Shaqiri (Fernandes, m.78); y Embolo (Sferovic, m.73).

0 - Francia: Lloris; Sagna, Rami, Koscileny, Evra; Sissoko, Cabaye, Pogba; Coman (Payet, m.63), Griezmann (Matuidi, m.77) y Gignac.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó a los franceses Rami (m.24) y Koscileny (m.82).

Incidencias: Partido de la tercera jornada del grupo A de la Eurocopa 2016 disputado en el Estadio Pierre-Mauroy de Lille ante unos 50.000 espectadores. EFE