Arda, enfrentado a su afición

El capitán turco fue silbado por su público mientras la grada española lo animaba de manera irónica desde su fondo

Andrés Iniesta habla consuela a Arda Turan, al finalizar el partido
Andrés Iniesta habla consuela a Arda Turan, al finalizar el partido

El capitán turco fue silbado por su público mientras la grada española lo animaba de manera irónica desde su fondo

Arda estaba molesto por las críticas recibidas en su país después del primer partido. Estaba enfadado en la conferencia de prensa previa al encuentro y la sitauación no mejoró con el paso de los minutos. La afición turca se mantenía tranquila en los primeros instantes del encuentro, con gritos de ánimo a su equipo. «Turquía, Turquía», se escuchaba. Hasta que Morata marcó el tercer gol de España. Entonces la grada estalló y cada vez que su capitán tocaba el balón los pitos eran más fuertes. Arda respondía levantando los pulgares, desafiante, como diciendo «eso es lo que haría cualquier buena afición».

Sobre el jugador del Barcelona cayeron las culpas tras la derrota ante Croacia. Y ayer volvió a ocurrir lo mismo, pero sin necesidad de esperar a que terminara el encuentro. «Es una situación difícil para un jugador vivir los pitos de tu propia afición. Me sabe muy mal sobre todo por Arda y porque sé que es un jugador de muchísimo nivel, de muchísima calidad. Ya le he dado mis ánimos al final del partido y le he deseado lo mejor para lo que queda del campeonato. A mis amigos y compañeros les deseo lo mejor», explicaba Andrés Iniesta. El centrocampista español vivía la otra cara del fútbol. Acababa de ser elegido mejor jugador del partido por segunda vez consecutiva. Acabó el partido con el tobillo vendado por la entrada que sufrió en el primer tiempo. «Nada grave», dice Del Bosque. Mientras, su compañero en el Barcelona era pitado por los suyos.

«No me gustó ver a Arda pitado por nuestra afición. A ningún jugador le gustaría verse en esa siituación. Es uno de nuestros jugadores importantes, la gente esperaba mucho de él, pero esto no debería suceder pase lo que pase. Nadie merece esto», explicaba el seleccionador turco Fatih Terim. «La forma de protestar contra Arda ha influido en nuestros futbolistas», añadía el preparador turco.

El capitán de Turquía había encontrado en su selección el refugio ante la falta de minutos en el Barcelona por la sanción de la FIFA que impedía a los azulgrana inscribir fichajes. Pero ayer los únicos gritos de ánimo que escuchó fueron los de la irónica afición española.