El problema de los penaltis

Desde que Villa y Xabi Alonso dejaron de jugar con la Roja no hay un especialista

Desde que Villa y Xabi Alonso dejaron de jugar con la Roja no hay un especialista.

España perdió gol con la ausencia de David Villa de las convocatorias, pero perdió también un especialista en los lanzamientos de penalti. El asturiano era el lanzador oficial, aunque desde la llegada de Vicente del Bosque sólo marcó seis de los diez que lanzó. Falló los otros cuatro. Mejor porcentaje de acierto tenía Xabi Alonso, el siguiente en la lista. Sólo falló uno de los que tiró en juego. Marcó seis con la Roja.

Sin ellos dos, la jerarquía es más difusa. «Hay una lista de lanzadores, pero es una cuestión de confianza, tira el que mejor se encuentre», explicaba Del Bosque tras el encuentro. Y el que más confianza tenía era Sergio Ramos. La experiencia de la final de la Copa Confederaciones de 2013, una de las derrotas más dolorosas de la Selección, en la que lanzó fuera –por mucho– desde los once metros no le asustó. Tampoco le había pesado en las semifinales de la pasada Eurocopa contra Portugal, cuando decidió lanzar a lo Panenka en la tanda decisiva a pesar de haber tirado muy por encima del larguero en la misma situación en las semifinales de la Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich.

«Tuvimos suerte con el penalti que falló Ramos, pero son detalles del fútbol», reconocía Davor Suker, ahora presidente de la Federación croata. Pero fue algo más que suerte. Modric, desde el banquillo, dio instrucciones a Subasic, el guardameta croata, de por dónde iba a lanzar el jugador español. El capitán, Srna, ejercía de intérprete de las instrucciones del madridista. Sergio no tiene miedo, pero su porcentaje de acierto en juego es muy pobre. Sólo ha marcado uno de tres. «Íbamos a tirarlo y Sergio se ha visto confiado. Lo falla quien lo tira. Sea Sergio, sea Cesc, sea yo», confesaba Iniesta tras el encuentro.

España tiene un problema desde los once metros, pero cuando sus jugadores tienen que afrontar una tanda de penaltis, las barreras se diluyen. En una de ésas, contra Italia en 2008, comenzó España su camino hacia la leyenda. Sólo falló Güiza y Cesc marcó el quinto. El «10» de España pidió a Del Bosque y Toni Grande repetir posición en la semifinal de 2012 contra Portugal. Acertó en las dos ocasiones y España pasó a la final con el único fallo de Xabi Alonso en el primer lanzamiento. Sin embargo, Cesc no ha marcado ninguno de los que ha lanzado cuando el partido estaba en juego. El último, ante Ucrania en la fase de clasificación para la Eurocopa. Antes le había sucedido contra Francia en la fase de clasificación para el Mundial 2014 y en dos amistosos, contra Chile y El Salvador.

Torres ha marcado uno y ha fallado otro. Soldado falló el que lanzó y acertaron en su único intento Iniesta, Mata y Cazorla. Pero de ellos sólo Iniesta está en la Eurocopa.

La ausencia de un especialista en los lanzamientos desde los once metros hace que España haya desperdiciado casi la mitad de los que ha tenido con la pelota en juego. Ha fallado 13 de 30 desde que Del Bosque es seleccionador. El problema, como suele decir Simeone, es que no sirve de mucho ensayar. Pueden practicar el lanzamiento, pero no la situación de tensión.