Pedro levanta la voz

«No he venido para hacer grupo», dice, y se plantea abandonar la Selección. Después, se disculpó en la rueda de prensa

El delantero de la selección española Pedro Rodríguez durante el entrenamiento en la Isla de Ré
El delantero de la selección española Pedro Rodríguez durante el entrenamiento en la Isla de Ré

«No he venido para hacer grupo», dice, y se plantea abandonar la Selección. Después, se disculpó en la rueda de prensa

«Si no voy a tener continuidad no merece la pena seguir viniendo para estar con los compañeros, para hacer grupo. A veces llega ese punto en que uno tiene que tomar decisiones, como la tomé cuando me fui del Barcelona». Las declaraciones de Pedro al programa «Minuto Cero» de Movistar + alteraron el ambiente en la concentración española. Del Bosque siempre ha defendido la presencia del extremo del Chelsea en la convocatoria a pesar de su discreta temporada porque lo consideraba parte del equipo. «Pedro, que ha estado un poco más así, siempre que ha venido con nosotros ha rendido perfectamente», decía el seleccionador a LA RAZÓN antes de comenzar el campeonato.

El ruido generado por esas palabras en las que «amenazaba» con dejar la Selección si no jugaba más le obligó a dar explicaciones. Su presencia en la rueda de prensa oficial previa al encuentro de hoy no estaba prevista, pero salió a acompañar a Piqué y Lucas Vázquez. «Estoy agradecido de estar aquí, llevo seis años. No es un ataque contra el seleccionador. Lo acepto, lo asumo y si tengo que rectificar lo hago. Le ha sentado mal a los aficionados, pero para Vicente [Del Bosque] y los jugadores es algo normal. No entiendo por qué se genera esto», decía. «Arrepentido, no», afirmaba. Y en realidad no parecía consciente de la repercusión de sus declaraciones. «Estoy agradecido a Vicente porque si no fuera por él no hubiera podido ganar el Mundial y la Eurocopa», asegura. «Por eso quería aclarar esto. Si he defraudado a alguien, si alguien se ha sentido molesto, pido perdón, pero no creo que haya sido para tanto», añadía.

Pedro sólo ha jugado ocho minutos en el primer partido contra la República Checa en sustitución de Nolito. Es más de lo que jugó en la primera fase de la anterior Eurocopa, en la que no debutó hasta los cuartos de final en el partido contra Francia. Incluso en los entrenamientos solía completar el equipo como lateral izquierdo. Pero entonces no se quejó. También llegaba después de una temporada discreta con el Barcelona.

«Tengo mis expectativas y quiero jugar como todo el mundo. Lo piensan los 23, si no no estaríamos aquí. Siempre quiero jugar, estar en el campo. Voy a seguir trabajando fuerte juegue un minuto o ninguno para estar de la mejor manera posible para ayudar al grupo», se defendía.

Piqué tampoco parece entender el problema en las declaraciones de Pedro. Y, como es habitual, encuentra el culpable en la Prensa. «Lo encuentro normal. En un vestuario estamos mucho más acostumbrados a esto. Los jugadores como Pedro, que ha ganado una Eurocopa y un Mundial, quieren jugar y seguir siendo importantes. Debéis de estar aburridos, lo cogéis y parece la rehostia, pero no lo es. La Selección es una familia y debe continuar así». «Le estamos dando una bola que no es. La convivencia sigue siendo la misma. Se ha tergiversado todo», añadía.

Del Bosque, acostumbrado a solucionar problemas mucho mayores, no ha querido dar demasiada importancia a las quejas de Pedro. «Creo que le ha traicionado el subconsciente y ha dicho algo que ahora le pesa. Sólo ha manifestado una realidad de los 12 que no juegan», comentaba el seleccionador intentando mantener la normalidad.