Quaresma hace de Cristiano

El extremo lleva a Portugal a semifinales al anotar el último penalti de la tanda. Lewandowski apareció pronto, pero no le sirvió a Polonia.

El extremo lleva a Portugal a semifinales al anotar el último penalti de la tanda. Lewandowski apareció pronto, pero no le sirvió a Polonia.

Quaresma abrió los brazos y Portugal gritó. Era el final de la tanda de penaltis, en la que el extremo no falló, lo mismo que sus otros compañeros. En el lado polaco se había equivocado Blaszczykowski, por eso Krychowiak se quedó sin tirar mientras los portugueses celebraban las semifinales y también el adiós al sufrimiento. Porque está siendo tortuosa para ellos la Eurocopa, que parece querer volverles la cara en cada encuentro, pero en la que siguen adelante. Todavía no han ganado un partido al final de los 90 minutos y ahí están, camino del éxito que siempre se les ha resistido. Como ayer el gol en la segunda mitad, cuando fueron muy superiores a su rival, tuvieron el balón y vivieron más cerca del área de Fabianski que de la suya. La inercia estaba de su lado y también las ocasiones. El problema es que Cristiano sigue buscando todavía el partido perfecto, el que le permita alcanzar el tanto que le coloque junto a Platini como los mejores anotadores en la historia de las eurocopas. Ayer lo intentó de todas las maneras habitando el área como el delantero centro que es jugando con su país.

Estuvo cerca varias veces de articular el grito que más desea últimamente, pero siempre le faltó un gramo de precisión para conectar el remate. Intentó asociarse más que otras veces y jugó de espaldas para abrir un hueco en la muralla polaca. Ayer no se mezcló tanto con Nani, aunque tener en el campo a Renato Sanches le favorece a él y al juego del equipo. La joven estrella de 18 años es una fuerza de la naturaleza a la que el profesionalismo todavía no ha pulido del todo. Por eso juega al fútbol como lo siente, sin ataduras, desbocado a veces y demoledor otras, como en el gol del empate. Se perfiló de zurda en la frontal y le pegó con el alma y con las rastas, el balón tocó en Krychowiak y se convirtió en imposible para Fabianski. Una alivio para los lusos, que ya se habían puesto en manos del nuevo fichaje del Bayern en octavos. Lo peor para Fernando Santos fue que el hasta hace poco juvenil se diluyó después, aunque se mantuvo en el campo para amenazar en la prórroga y lanzar su penalti de la tanda de desempate con el aplomo de un veterano.

Justamente eso tuvo Pepe, el mejor portugués del torneo y un futbolista que hace unos meses parecía desfondado y ahora luce una plenitud física envidiable. En todas partes aparecía cuando atacaba Polonia para meter la pierna, robar o cortar la pelota. Ocupaba su lugar y el del otro central, José Fonte, mucho más tímido que el madridista. Tan cómodo se sentía el «3» que en una arrancada en ataque estuvo a punto de provocar un autogol del bando enemigo. Los de Nawalka siguieron el mismo plan que frente a Suiza y llegaron hasta donde les dieron las fuerzas. Lewandowski madrugó para tapar algunas bocas con un remate típico de los delanteros de su especie. Tac, un toque, y Polonia por delante a los dos minutos después de un error infantil de Cedric y un pase de Grosicky, que vio en el área desmarcado a su estrella. Aparecía por fin en la torneo el artillero del Bayern y sonreía su selección, que aprovechó el viento a favor del tanto para plantarse en campo contrario y buscar el segundo. No lo encontró en la zurda de Milik, que es quien estuvo más cerca.

Krychowiak es el general de los suyos, siempre inicia la jugada y, si no lo hace, indica al compañero que tiene el balón cómo hacerlo. La cinta fisioterápica que cubría sus piernas dejaba ver el agotamiento del capitán, que se fue apagando al mismo ritmo que su equipo. La segunda mitad fue portuguesa, que casi se olvidaba del peligro que había tenido su rival al principio. Según avanzaba el reloj, cada vez le parecía una mejor idea a los polacos la de jugársela desde los once metros.

Y todo iba bien hasta que Rui Patricio les detuvo el cuarto. Los penaltis devolvían así a Portugal lo que le quitaron en las semifinales de hace cuatro años. Ahora les esperan las semifinales y puede que el gol número 9 de Cristiano.

- Ficha técnica:

1 (3)- Polonia: Fabianski; Piszczek, Glik, Pazdan, Jedrzejczyk, Blaszczykowski, Krichowiak, Maczynski (Jodlowiec, m.98), Grosicki (Kapustka, m.82); Milik, Lewandowski.

1 (5)- Portugal: Rui Patricio; Cédric, Pepe, Fonte, Eliseu; Joao Mario (Quaresma, m.80), William Carvalho (Danilo, m.96), Renato Sanchez, Adrien Silva (Moutinho, m.73); Nani, Ronaldo.

Goles: 1-0, m.2: Lewandowski, 1-1, m.33: Renato Sanches

Penaltis: 0-1: Ronaldo, gol. 1-1: Lewandowski, gol. 1-2: Renato Sanches, gol. 2-2: Milik, gol. 2-3: Joao Moutinho, gol. 3-3: Glik, gol. 3-4: Nani, gol. 3-4: Blaszczykowski, para Rui Patricio. 3-5: Quaresma, gol.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los polacos Jedrzejczyk, Glik y Kapustka y a los portugueses Adrien Silva, William Carvalho.

Incidencias: Partido de cuartos de final de la Eurocopa 2016 disputado en el estadio Velodrome de Marsella ante 62.940 espectadores. Hubo un minuto de aplauso en homenaje a las víctimas del atentado de Estambul.