Fernando Belasteguín: "Me falta volver a encontrar el hambre que me ha llevado a ser Nº 1"

El mejor jugador de la historia del pádel presenta Padelhit by Bela, la primera suplementación deportiva creada exclusivamente para el pádel, y nos habla de su vuelta a las pistas tras su grave lesión de codo.

"Yo me vine a vivir a España hace veinte años, cada año que me despido de mi familia en Argentina, con mis abuelos que uno falleció el año pasado y otro hace dos, yo les daba un beso y no sabía si al final de año le iba a llevar una flor o le iba a dar otro beso. Si no me esfuerzo cada día como si fuera el último estaría fallándole a mi familia. Si alguien conoce una motivación mayor que esa, que me lo diga".

El que habla es Fernando Belasteguín, el deportista que más tiempo ha sido número uno de un deporte en el Siglo XXI. Después de sufrir el año pasado en su codo la peor lesión de su carrera, a sus cuarenta años volvió después de cinco meses al circuito por todo lo alto. El campeón argentino presenta Padelhit, la primera suplementación deportiva creada exclusivamente para el pádel, una gama de productos que pretende revolucionar la forma de afrontar un partido, antes, durante y después, por parte de los jugadores amateur. Bela nos recibe para hablarnos de su producto, de su temporada y sobre todo de su vida.

Tu idea con Padelhit es la de acercar esos productos que te han ayudado en tu recuperación al mundo del pádel amateur, este alto altruista ¿se debe a que quieres devolverle algo al pádel?

Yo al pádel y a la gente del pádel le debo todo. Por eso me van a tener que aguantar durante mi existencia trabajando por y para el pádel en el sector que sea. Más allá de la carrera que me ha dado, que en mis mejores sueños hubiera imaginado lo que me está pasando, me ha permitido desarrollarme como persona, ayudar a mi familia, criar a mis hijos aquí en España que me abrió las puertas hace veinte años. Todo lo que pueda acercarle al practicante de pádel para que pueda seguir jugando durante más tiempo, aquí me van a tener.

¿Cómo te has encontrado después de la dura lesión del año pasado?Estoy muy agradecido de volver a competir. Tuve una lesión muy grave con una edad bastante alta, no me querían operar por el riesgo que significaba. Vuelvo, gano el Máster que parecía un cuento de hadas. El codo cada vez va mejor y ahora me falta volver a encontrar esa hambre que me ha llevado a ser número uno durante tanto tiempo. Ahora la mente se conforma con estar en competencia y antes solo se conformaba con ganar. Después de haber pasado un estrés tan grande tengo que darle a esa última tecla porque es la esencia de mi juego. La diferencia no es la edad, es el hambre. Estoy contento con volver a competir, tengo que estar contento con volver a ganar.

¿Cuándo crees que encontrarás ese puntito más?

Yo creo que pronto. Las lesiones musculares llevan un tiempo y la mental lleva otro. Es lo que he sentido en estos cinco torneos, estoy contento con jugar. Y así y todo hicimos cuatro semifinales y una final. Hemos puesto el listón tan alto ... poco a poco, que todavía me quedan muchos años de pádel.

Has demostrado que se puede estar en la élite con cuarenta años, que se puede volver que quizás es más difícil, siguiendo con el eslógan de Padelhit ¿dónde crees que está tu límite?

En superarme cada día. Yo lo digo siempre. Para mí el mejor trofeo de mi vida profesional no son los dieciséis años y ocho meses de número 1, o los 220 torneos que llevo ganados. Para mí es poder llegar a mi último día como profesional con la tranquilidad de que mejor que lo que fui hubiera sido imposible. Ahora que soy padre y tengo tres hijos aún más. Yo le puedo mirar a los ojos a mis hijos y decirle que hagan lo que hagan tienen que dar el máximo posible. Yo le tengo más respeto a una persona que juega en quinta categoría y se esfuerza todos los días que a ese que dice "si yo hubiera sido". Para mí el mejor trofeo es mejorar cada día.

El pádel es un deporte que se practica mucho en España y sin embargo parece que no se sabe vender como producto televisivo, con todo lo que esto significa en términos de patrocinio ¿qué crees que le falta al pádel para enganchar definitivamente al público?

Tiempo. Es un deporte muy joven, tenemos treinta y pocos años. Ahora cada vez se está viendo más. Desde el World Padel Tour yo creo que el departamento de comunicación es el que más peso tiene, cada vez están haciendo más televisivo y atractivo al producto. Se necesita tiempo, dejar trabajar al WPT, que lo están haciendo bien. Acercando la espectacularidad del deporte al aficionado, y al deporte hay que darle tiempo.

Además de ser un deporte joven es un deporte que cada año sufre numerosos cambios, ¿cómo se vive desde la élite esa continua adaptación?

Como dices tú es adaptarse constantemente, pero también es un estímulo constante de desafío. Y a mí eso es lo que me gusta. Soy una persona muy inquieta. A mí me gusta ir aprendiendo en todos los ámbitos y el deporte es uno de ellos. El deporte como todo está en una evolución continua y hay que adaptarse a esos cambios. Yo he tenido la suerte de que he querido adaptarme porque me gustan los cambios. Me gusta cuando hay cambio de superficie, de pelota, de adversario... porque eso es lo que me motiva cada día.

¿Tú crees que veremos algún día el pádel en los Juegos Olímpicos?Trabajaré mientras sea profesional y cuando no sea profesional para dar a conocer el pádel en todo el mundo. Y yo creo que sí, que se puede conseguir y lo veremos. Yo me alegro cuando leo que han abierto una pista de pádel en Australia. El deporte está creciendo y eso al mundo del pádel le pone contento.