Ahora todos quieren a Alonso

Los cambios en Ferrari, el regreso a McLaren e incluso su participación en el Rally Dakar, opciones de futuro para el bicampeón mundial de Fórmula Uno.

Los cambios en Ferrari, el regreso a McLaren e incluso su participación en el Rally Dakar, opciones de futuro para el bicampeón mundial de Fórmula Uno.

En Italia todo lo que sucede en Ferrari es cuestión de Estado. El fabricante de automóviles superdeportivos es la imagen de marca del país en el mundo y todo lo que rodea su gestión está sometido a una presión enorme. Los «tifossi» son de Ferrari, no de un piloto italiano que esté en otro equipo. y sólo se alegran si gana la «Scuderia». Ferrari lleva once temporadas sin ganar el título y el último que conquistó, en 2007 de la mano de Kimi Raikkonen, fue un regalo de McLaren. Esta temporada han tenido un coche ganador, pero su piloto, Sebastian Vettel, ha cometido demasiados errores. La percepción es que esto no hubiera pasado con Alonso. Vettel parece sentenciado y sólo lo arreglará si gana en 2019.

Un regreso de Alonso a Ferrari es difícil, pero no imposible. Ganas no le faltarían al asturiano, aunque no depende de él. Hay factores como la salida de Maurizio Arrivabene, hasta hace unos días jefe del equipo, que pueden allanar el camino. En Maranello le culpan de no haber sabido motivar a Vettel y claro, despedirle es mucho más barato y fácil que al propio piloto. Aunque ganas no han faltado en Italia.

Lo que ocurra en 2019 será clave para las posibilidades de Alonso de volver a Ferrari. Si Vettel falla tendrá un pie fuera, pero también habrá que ver el rendimiento de Charles Leclerc, la joven figura de la cantera de Ferrari que asciende a la titularidad este año. Y escala porque ha demostrado ser muy rápido en tan sólo unos meses con Sauber, el equipo «B» de Ferrari. El pulso entre él y Vettel puede ser muy duro. Dentro del equipo recuerdan a Alonso por su enorme competitividad y sus escasos fallos en cinco temporadas. Incluso, la pasada campaña había mecánicos que entonaban el himno de España en alusión al ovetense cuando Vettel no tenía el día...

No sería la primera vez que un piloto de F-1 pasa varias temporadas fuera de la competición y vuelve a ganar un título. Le ocurrió a Alain Prost después de descansar en 1992 para ganar su cuarto campeonato justo un año más tarde. También le pasó a Lauda en 1984 cuando se proclamó campeón con McLaren después de retirarse durante las campañas de 1980 y 1981. El caso más reciente es el de Kimi Raikkonen, que salió de Ferrari en 2010 y volvió en 2012 para correr con Renault y pasar más tarde a la propia Ferrari. No ganó el título, pero demostró tener un gran nivel. Y en este sentido, Alonso todavía es joven para pilotar al máximo nivel. Algo que demuestra en carreras como Daytona o en el Mundial de Resistencia, donde el Toyota tiene un nivel técnico y de prestaciones muy elevado. Casi como un F-1 en algunos aspectos.

En el «paddock» se da por hecho que Alonso tiene un acuerdo preferente para volver a McLaren prácticamente en cualquier momento. Todo dependería del rendimiento del coche de 2019 o 2020. También podría ir a cualquier otro equipo siempre y cuando fuera para ganar. De momento no ha renovado con Toyota para continuar en el Mundial de Resistencia. Su contrato acaba en junio.

En los últimos días algunos medios italianos han especulado con el regreso de Stefano Domenicalli a Ferrari, la persona que trabajó con Alonso durante su etapa en Maranello hasta que fue despedido por falta de resultados. El italiano es ahora el máximo responsable de Lamborghini, que pertenece al poderoso grupo Volkswagen, y en el poco tiempo que lleva en la compañía los éxitos le acompañan. Sin embargo, John Elkann máximo responsable de Ferrari, negó los rumores.

Y al fondo aparece el ofrecimiento de Toyota para el Rally Dakar.