Alonso ya tiene su Ferrari

Ha mejorado el coche, las estrategias y la velocidad en boxes. Hasta Felipe Massa resta puntos a los rivales

Fernando Alonso, el pasado domingo en Australia
Fernando Alonso, el pasado domingo en Australia

Ha mejorado el coche, las estrategias y la velocidad en boxes. Hasta Felipe Massa resta puntos a los rivales

El resultado de la primera cita de la temporada ha desconcertado al «paddock» de la F-1. La diferencia de rendimiento del Lotus de Raikkonen frente a Ferrari, Red Bull, Mercedes y McLaren fue tan abismal que empiezan a surgir numerosas preguntas respecto del monoplaza ganador y cómo es posible que sólo necesitara dos paradas en boxes y no a las tres que realizaron los grandes favoritos.

Ya empieza a hablarse de sistemas que evitan el cabeceo del monoplaza y otros «ingenios» que reducen la degradación de los neumáticos, un factor clave este año. A lo largo de la historia, Lotus (lo que antes era Renault) siempre ha sorprendido con grandes soluciones, que en ocasiones bordeaban la legalidad. Siempre han sido objeto de rumores. En 1994, con Schumacher al volante, las sospechas de que emplearan ayudas electrónicas ilegales nunca cesaron, aunque finalmente los comisarios fueran incapaces de demostrar algo. En 2005, el famoso «mass damper» (amortiguador central) del monoplaza de Alonso, que evitaba las vibraciones en la parte delantera del coche, también fue objeto de polémica. Y ahora empiezan a buscar la clave de lo sucedido el pasado domingo. La estrategia de Raikkonen fue muy acertada y el resultado no cuenta con factores externos que pudieran ayudarle. No hubo interrupciones en forma de coche de seguridad y sus perseguidores no sufrieron ningún contratiempo. Con ese tipo de asfalto y con esa temperatura, el Lotus fue muy superior, aunque en clasificación no tuviera un comportamiento tan destacado. Quizás ahora Lotus ha abierto una vía en la que deberían pensar otras escuderías, sobre la idoneidad de apostar por la clasificación y «hundirse» en ritmo de carrera.

En Red Bull quedaron muy sorprendidos por el bajo rendimiento mostrado en carrera. Lotus y Ferrari fueron superiores al resto y ahora todo apunta a que el F-138 de Alonso puede ser el coche más regular en todos los circuitos. La mejora es espectacular y por eso el asturiano firmó el domingo su mejor inicio de temporada desde que milita en la «Scuderia». Ahora, lo tiene todo para ganar. Un coche a la altura, un compañero rápido que trabaja para el equipo, buenas estrategias y velocidad en boxes para el cambio de ruedas. Ya no hay margen para las excusas.