Fórmula 1

La lucha continúa

Hamilton ganó por delante de Rosberg y mantiene sus opciones. Alonso, quinto, y Sainz, sexto, protagonizaron los mejores momentos

Lewis Hamilton cekebra el triunfo en Austin
Lewis Hamilton cekebra el triunfo en Austin

Hamilton ganó por delante de Rosberg y mantiene sus opciones. Alonso, quinto, y Sainz, sexto, protagonizaron los mejores momentos

Restan tres carreras para que finalice la temporada 2016 de la F-1 y los dos candidatos al título, Rosberg y Hamilton, están muy alejados en sus planteamientos de carrera. El primero, líder de la general con cierta ventaja, optó en Austin por una estrategia muy conservadora. Arrancó desde el segundo puesto y ni pudo ni quiso superar a su compañero en el momento de salir. De tanto protegerse, el alemán incluso llegó a perder, momentáneamente, la segunda plaza. Al final terminó por detrás de Hamilton, pero sigue conservando una ventaja de 26 puntos al frente del Mundial.

Al inglés, la victoria era lo único que le valía y eso fue precisamente lo que hizo: ganar. No tuvo demasiados problemas, aunque en la primera mitad de la prueba los Red Bull «molestaron» a los Mercedes, o, al menos, no les permitieron tener una carrera tan cómoda como es habitual. La distancia entre el inglés y Ricciardo no superó los cinco segundos y, a pesar de los intentos de Red Bull por acercarse a base de táctica en boxes, resultó imposible.

En la primera parada, las cosas no cambiaron en la clasificación y sólo fue en el segundo paso por el garaje cuando Rosberg logró alcanzar la segunda plaza en perjuicio de Ricciardo, que cogió un enfado gigantesco. Perdió la posición gracias a una neutralización virtual (todos los coches a velocidad reducida) que provocó su compañero Verstappen. Éste sufrió una avería en la unidad de potencia y en lugar de parar inmediatamente en una zona segura terminó por hacerlo en un sitio que no ofrecía las máximas garantías. Esto lo aprovecharon los Mercedes para pasar por boxes con toda la tranquilidad.

No fue el único error de Verstappen, ya que sólo unas vueltas antes se presentó en boxes antes de lo marcado por el equipo y los mecánicos debieron salir apresuradamente sin tener las ruedas preparadas.

Mercedes logró el doblete y ambos pilotos quedaron relativamente contentos. Hamilton (que logró su triunfo número 50) sólo restó cinco puntos a su rival y Rosberg perdió menos de lo esperado. En ningún momento se produjo una lucha cerrada entre ellos y tampoco parece que la buscaran.

Lo mejor de la carrera en el circuito tejano fue el duelo que protagonizaron al final Carlos Sainz, Massa y Fernando Alonso luchando por la quinta plaza. Los abandonos de Raikkonen y Verstappen favorecieron la escalada de los tres y de nuevo hubo batalla entre los ex compañeros de Ferrari. El asturiano le superó (llegaron a tocarse) y de esta batalla se benefició Sainz, que tomó una pequeña ventaja para afrontar los dos últimos giros con tranquilidad. Pero detrás estaba Alonso y en apenas unas curvas le alcanzó. Ambos pilotos se marcaron estrechamente y en la última vuelta ofrecieron los mejores momentos. Los dos lucharon hasta el último centímetro de pista disponible y finalmente el bicampeón del mundo le superó recordando al mejor Alonso de otras épocas. Agresivo y peleón hasta decir basta. Incluso lo celebró a través de la radio con un grito que le supo a gloria. El quinto puesto conseguido es un premio que da mucha moral al de McLaren. Igual que la sexta plaza de Sainz, que demostró que puede estar muy arriba.

La F-1 no descansa y el próximo domingo se disputará el Gran Premio de México. Allí Rosberg tendrá su primer punto de partido: sería campeón si gana y Hamilton se retira.

Carlos Sainz hace las Américas

Su actuación en Austin no pasará inadvertida para algunos jefes de equipo. El madrileño, con un monoplaza que no da para más, realizó una salida muy agresiva en la que escaló varias posiciones. Desde ahí aguantó el tipo como pudo con un coche que perdía velocidad punta de forma alarmante y al final se coló en la sexta plaza. Aguantó a Alonso durante varias curvas e incluso su jefe, Helmut Marko, reconoció que había sido la mejor carrera de su pupilo en Toro Rosso.

Así ha sido la carrera en directo