Copa del Rey

1-4. El Celta incendia Mestalla

Goleada de los gallegos en la vuelta de Voro. Enfado de la afición y gritos contra Peter Lim

Voro a escena. Por quinta vez y con visos de quedarse si el Valencia endereza el rumbo, para lo que, visto lo que sucedió ayer, va a necesitar trabajar mucho y que le acompañe la suerte. Enfrente un Celta irregular, de buen fútbol, pero con debilidades en defensa. Es la Copa, era el primer asalto y no hubo tiempo para que los equipos se asentasen sobre el césped. En la primera llegada de los gallegos el canterano Javi Jiménez pugna por la pelota con Pablo Hernández. Balón en el área, caída forzada del chileno ante la entrada del valencianista y penalti que señala Estrada.

Parece inexistente a vista de pájaro, pero Iago Aspas no perdona desde los once metros y la cuesta de enero se le hace muy empinada al técnico de la casa porque sólo se han cumplido tres minutos y el partido toma el color azulón del Celta de Berizzo. Fue sólo el primer paso hacia el abismo valencianista.

Tras unos amagos del conjunto local, con falta lateral incluida, llega el segundo gol de los gallegos. Error monumental de Cancelo y balón en los pies de Bongonda, que no perdona. Van catorce minutos y Mestalla, que ha aplaudido al equipo de salida, enmudece. No se lo creen. El equipo está negado y la eliminatoria no ha podido tener peor comienzo. O sí. Porque cinco minutos más tarde (min 19) Wass hace el tercero. El estadio es un clamor contra Peter Lim, el dueño del club, y los jugadores tratan de hacer su trabajo, llenos de nervios y muy presionados. Era lo que faltaba a un club que vive en medio de un huracán y no sabe cómo salir.

No ha hecho casi ni un partido bueno esta temporada. Ayer el Celta siguió controlando ante la impotencia del Valencia. Pocas llegadas ante las porterías y juego en el centro del campo, donde Hernández y Marcelo Díaz ponían orden en el conjunto gallego. Parejo trataba de guiar a los suyos, pero el juego se volvía previsible y a los vigueses les iba bien.

Intentó reaccionar el Valencia en la segunda parte, por dignidad y para calmar el incendio. Sergio Álvarez cometió un penalti sobre Munir y marcó Parejo, lo que animó el partido para los locales, que pudieron ver un poco de cielo entre tanto infierno. Era un espejismo inútil. Guidetti, que acababa de sustituir a Aspas, hizo el cuarto y Mestalla quiso hacer una falla con Lim.

«Nos ha podido la situación»

Voro es la gran esperanza del valencianismo para salir de su depresión, pese a lo de ayer. «He visto a los jugadores nerviosos y les ha podido la situación. No han estado acertados y las circunstancias nos han penalizado mucho», decía tras el partido. «La Copa ya no es para nosotros», reconoció antes de pedir «levantarse» otra vez.

- Ficha Técnica:

1 - Valencia: Domenech, Cancelo, Mario Suárez, Jiménez, Siquiera; Enzo Pérez (Carlos Soler, m.46), Parejo, Medrán (Bakkali, m.60), Santi Mina, Munir y Rodrigo (Rafa Mir, m.79).

4 - Celta de Vigo: Sergio, Hugo Mallo, Roncaglia, Cabral, Marcelo Díaz; Radoja, Pablo Hernández (Pape Diop, m.78), Jonny, Wass (Sisto, m.84), Bongonda y Aspas (Guidetti, m.72).

Goles: 0-1, m.3: Aspas, de penalti. 0-2, m.13: Bongonda. 0-3, m.18: Wass. 1-3, m.58: Parejo, de penalti. 1-4, m.75: Guidetti.

Árbitro: Estrada Hernández (C. Catalán). Amonestó por el Valencia a Medrán, Munir, Siqueira y Enzo Pérez, y por el Celta a Sergio.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp de Mestalla ante 30.000 espectadores

Efe