Real Madrid

Bale, cuestión de días

En el Real Madrid admiran la frialdad y la actitud con la que el futbolista está llevando la situación. «Es una roca», dicen. El fichaje, más cerca

En el Real Madrid no tienen claro quién es más duro este verano: el presidente del Tottenham, Daniel Levy, quien está llevando la negociación hasta el final, pese a que sabe que su futbolista se quiere ir y que la oferta del Madrid es espectacular; o el galés Gareth Bale, que está aguantando imperturbable durante los largos días en los que casi todo el mundo habla sobre su futuro y sobre lo que sería mejor para él.

Bale está siendo muy cuidadoso con los pasos a dar y está presionando a su modo, de manera progresiva: primero, quejándose de una lesión en el pie y ahora diciendo a sus íntimos que se quiere marchar al Real Madrid y poder jugar la Liga de Campeones la temporada que ya empieza. Está enfadado porque el Tottenham le prometió salir si había una buena oferta por él. Y ahí están los millones del Real Madrid.

El periódico inglés «The Sun» aseguraba que el futbolista les ha dicho a sus compañeros de la selección galesa, con quien ha estado concentrado estos días, que no quiere volver a vestir la camiseta de los «Spurs». Gales jugó ayer contra Irlanda y, como se había anunciado, Bale no disputó el encuentro.

El entrenador de la selección, Chris Coleman, no le ha querido meter en más problemas y le ha dejado seguir en el grupo pese a saber que al estar lesionado no iba a poder contar con él. «Es un tipo de jugador de los que soportan presiones muy altas y se lo toman con calma. Gareth tiene esa mentalidad en la que no se deja llevar por esta situación», dijo Coleman, también impresionado por su carácter. Con su selección, el futbolista se ha podido tomar un respiro de la presión que le acompaña desde que el Madrid se interesó por su fichaje. Aunque los medios le persiguen, públicamente ha guardado un respetuoso silencio para no complicar una operación que se está prolongando algo más de lo previsto.

Sin embargo, en el Real Madrid son más optimistas que hace unos días respecto a cerrar definitivamente el traspaso. Tras lo contactos telefónicos durante la gira por Estados Unidos y con la postura de Bale estos días, presionando cada vez más para lograr salir, ven el acuerdo más factible. El Real Madrid maneja dos opciones, según se anunció en «Punto pelota»: pagar a plazos unos 97 millones de euros o pagar 87 de una sola vez.

Ven la luz al final del tortuoso traspaso. Ya conocían la personalidad de Levy tras el fichaje de Modric la temporada pasada y más o menos, preveían que con Bale el asunto no se iba a solucionar en un par de días. Pero al convertirse en la operación del verano ha impedido al jugador estar con los que van a ser sus compañeros del Madrid durante la pretemporada y puede que necesite una preparación física especial para ponerse al mismo tono que el resto de la plantilla.

Y el Betis en elhorizonte...

Bale va a completar una de las plantillas más competitivas del Madrid que se recuerdan. Y el Betis de Pepe Mel va a ser el primero en medir en encuentro oficial cuánto es capaz de dar el nuevo equipo. Ayer parte de la plantilla volvió a ejercitarse en Valdebebas, tras el viaje por Estados Unidos. Fue un entrenamiento sin los catorce internacionales que disputaron encuentros con sus selecciones, y con las ausencias en el grupo de Asier Illarramendi y el francés Raphael Varane. Illarramendi hizo carrera continua al margen de sus compañeros por las molestias musculares que arrastra y Varane trabajó en el interior de las instalaciones. El Madrid pretende que el francés pueda disputar el Trofeo Santiago Bernabéu el 22 de agosto.