Bale entra en el plan...

El Real Madrid, con el galés en el once titular, prueba hoy su juego de toque contra el Rayo de Paco Jémez, uno de los conjuntos que más posesión de balón tiene en la Liga

El jugadores del Real Madrid, Bale (i), Cristiano Ronaldo (3d), F. Coentrão (2d) y James Rodríguez (d), durante la última sesión de entrenamiento
El jugadores del Real Madrid, Bale (i), Cristiano Ronaldo (3d), F. Coentrão (2d) y James Rodríguez (d), durante la última sesión de entrenamiento

Pase a pase, el Real Madrid de Ancelotti ha encontrado su punto perfecto, en el que le llueven elogios y caen los goles con una facilidad asombrosa. Es un conjunto que domina los partidos, que juega en el campo rival e impone el ritmo al choque. De los diez futbolistas que más pases dan en la Liga, cinco son del Real Madrid. Es un equipo que sabe lo que quiere y que hoy tiene una prueba definitiva para confirmar su estilo (20:00 h): la temporada pasada el Rayo de Paco Jémez perdió los dos encuentros que disputó contra los de Ancelotti (fue goleado en el Bernabéu). Pero en los dos duelos, tuvo más tiempo la pelota. «Tenemos que respetar a un equipo que tiene una idea y la aplica contra todos los rivales. Tiene un estilo y para explicar cómo es el fútbol español en el extranjero, el Rayo Vallecano es un gran ejemplo. Juega al fútbol contra todos y lucha por la salvación. Tiene una idea muy clara de fútbol ofensivo y es una idea buena y positiva», explicaba ayer Ancelotti. El año pasado, ambos conjuntos acabaron, a final de la Liga, igualados en posesión media del balón. Esta temporada, ahora mismo, el Madrid va por encima del Rayo en esa estadística. El líder quiere la pelota también, pero además, es más contundente arriba y bastante más seguro atrás que el rival de esta noche. «Los dos equipos –continuó Ancelotti– tenemos la idea de disfrutar de las características de los jugadores que tenemos y tratamos de hacer el mismo juego en todos los partidos».

Y eso lo hará el Madrid con los jugadores que sea. Con Isco, con James o con Bale, que hoy va a ser titular y uno de los dos primeros empezará el partido en el banquillo. Son futbolistas distintos: «Bale recibe en profundidad mientras James pide el balón al pie», explicaba ayer el entrenador madridista, pero «el juego del equipo no cambia nada». Con el galés, el Madrid gana en vértigo y en contundencia y pierde algo en elaboración. Pero con Bale en forma, el Madrid también sumó goleadas contra el Dépor, el Athletic o venció en un campo más que complicado como es el del Villarreal. El plan de esta temporada está claro y Bale es una pieza importante para llevarlo a cabo. «No tengo que decirle que corra. Sabe que lo tiene que hacer. Le pido marcar, hacer asistencias y lo que hizo el año pasado. El sacrificio no es un problema para Bale», dice el entrenador.

En realidad, con él en el campo y con Isco o James, lo que gana el equipo es en variantes ofensivas: «Si nosotros les damos el balón les damos posibilidades de que se sientan cómodos y el partido se va a poner muy cuesta arriba –contaba Paco ayer–. Si ya es difícil por la entidad del rival, cuanto más tiempo le quitemos el balón menos daño nos podrán hacer. Aún así es peligroso porque tampoco no necesitan tener el balón para hacerte daño. En estos momentos el Madrid es mejor que en otras épocas, porque te hace daño cuando tiene el balón y también sin él», explica Jémez.

El Madrid atemoriza, con más profundidad o con más pase, continúa Paco: «Posiblemente, en estos momentos, sea el mejor del mundo. La calidad que tiene la gente que se queda fuera es muy similar a la de dentro, sobre todo en algunas posiciones. Si no juega Isco y lo hace Bale, mira el problema. Por el hecho de jugar con Bale y perder a uno de los del medio, vamos a intentar que no tenga tanta posesión como antes, pero será muy difícil igualmente».