Deportes

Bale y Benzema empiezan de nuevo

El Madrid necesita que recuperen el tono de los primeros días. El Levante, el equipo al que más rematan

Benzema se ha entrenado esta semana con el resto de la plantilla y hoy está listos para jugar/Foto: realmadrid.com
Benzema se ha entrenado esta semana con el resto de la plantilla y hoy está listos para jugar/Foto: realmadrid.com

Bale y Benzema lo centran todo para el futuro de esta temporada. El club blanco mide al mediodía de hoy la capacidad de Lopetegui para cerrar la crisis, pero también a sus dos delanteros, tan elogiados cuando empezó la temporada y no hacían más que marcar goles y tan vigilados ahora, cuando al equipo se le hace un mundo encontrar la portería rival y no sus compañeros no los encuentran. Ambos han pasado estos quince días con cuidados, recuperándose físicamente, pero también mentalmente. El francés tiene que volver a demostrar la confianza que tuvo en los primeros choques de esta campaña. El galés espera sentir de nuevo que su cuerpo no le va a traicionar y puede exprimirse sin temor a lesionarse. Se marchó con su selección tras no acabar el encuentro en Vitoria, pero al final no disputó ni un minuto. «Ha sido responsable con sus sensaciones y no ha forzado con su selección. Eso es de gran responsabilidad», aseguraba ayer Lopetegui acerca de Gareth. No quiso desvelar más el entrenador madridista, pero sería extraño que no tuviesen minutos hoy.

El Levante es el equipo que más remates recibe y Oier, su portero, el que más paradas hace en el campeonato, pero el dato que marca el encuentro es que pese a que el conjunto de Lopetegui ha hecho 27 remates más que su rival, los dos conjuntos han marcado los mismos tantos. El Real Madrid tira a puerta desde lejos o en malas condiciones, porque le cuesta profundizar o encontrar buenas opciones de remate. Benzema se mueve mejor cuando sale del área y se confunde con los otros centrocampistas del equipo. Sin embargo, ese movimiento, en vez de generar espacios, lo que provoca es un atasco en esa zona del césped donde se juntan los rivales con los centrocampistas y los delanteros blancos. Bale, en cambio, es más profundo, se mueve más por la periferia del campo y tiene más claro que debe llegar al área a rematar, pero su presencia en los últimos encuentros ha sido nula o intermitente, muy preocupado porque sus dolencias no se conviertan en una baja más duradera. Bale es realmente el delantero del Real Madrid: después de Messi, es el futbolista que más veces tira por partido (Benzema, por ejemplo es el número 34 en esta lista).

Por la melancolía de Karim y por los dolores de Gareth, ambos delanteros han bajado el nivel productivo y el resto del equipo no ha encontrado la manera de suplirlo. El gol se ha convertido en una obsesión tras cuatro choques y medio de sequía. «Nosotros trataremos de centrarnos en el partido y en el juego sin mirar el exterior. Queremos jugar bien, hacer buenas ocasiones, aprovecharlas y que el rival haga el menor número de ellas», contestaba Lopetegui cuando le preguntaban si los suyos se podían dejar llevar por la ansiedad.

No cambia el estilo el técnico vasco, que no se dejó llevar por la euforia tras la victoria contra la Roma y mantiene la calma ahora que el viento está soplando en contra. «No hemos tenido lesiones en el parón y llegamos con más elementos de lo que nos fuimos», explicaba ayer para contar que ya tiene a casi todos recuperados, menos a Carvajal. Odriozola no lo ha hecho mal en los minutos que ha tenido y la baja del canterano no parece tan grave. La recuperación de Marcelo y de Isco, sin embargo, sí que es un cambio sustancial en el aspecto ofensivo del equipo. Ambos pueden hacer llegar más balones arriba, para que Bale y Benzema, quince días después, vuelvan a empezar, a volver a marcar goles, como hacían cuatro partidos atrás y nadie imaginaba una crisis.