Barça: Y de repente, una oportunidad

Simeone cumple 300 partidos en el banquillo rojiblanco, pero no ha ganado al Barcelona en la Liga

Luis Enrique, entrenador del FC Barcelona

Simeone cumple 300 partidos en el banquillo rojiblanco, pero no ha ganado al Barcelona en la Liga

Si el fútbol es un estado de ánimo, como decía Jorge Valdano, el Barcelona ha sido un equipo ciclotímico en la última semana. La resaca del 4-0 de París en la Champions fue terrible y dejó una sensación fría y desangelada en el Camp Nou: pocos días después, ganó el conjunto azulgrana al Leganés de penalti en el último minuto. Ni Messi celebró el gol. Pocas victorias se han celebrado menos. Pero, tres días después, el Real Madrid pinchó contra el Valencia. De repente, la Liga no queda tan lejos para los azulgrana, y el partido de hoy contra el Atlético puede suponer un punto de inflexión, como ya sucedió hace dos temporadas, después de la «crisis de Anoeta»: en 2015, tras caer ante la Real Sociedad, enfadarse Messi y peligrar el puesto del entrenador, un triunfo ante los rojiblancos fue el despegue para conquistar el triplete.

Pero lo primero que tiene que hacer el Barcelona es recuperar su esencia y volver a ser reconocible, como admitió Piqué durante la semana. Jugar bien al fútbol. «Estamos en el proceso lógico de una temporada en la que pretendemos mejorar nuestro rendimiento y nos está costando», admitió ayer Luis Enrique en una conferencia de prensa en la que dio respuestas cortas. Piqué y Jordi Alba le han apoyado «a muerte» en público, pero el técnico asegura que no ha «escuchado nada». Y, como suele ser habitual, tanto cuando gana como cuando pierde, relativizó la jornada, en la que también hay un Villarreal-Madrid: «Puede ser especial, por los enfrentamientos directos, pero no será clave. Se pueden perder puntos contra cualquiera».

Semana de descanso

El duelo llega tras la primera semana sin partido en meses para el Barça, después de un comienzo de 2017 agotador por la Copa. Los jugadores descansaron un par de días antes de volver a los entrenamientos. Las sensaciones del Barcelona contra el Atlético de Simeone son contradictorias. En el recuerdo cercano está la eliminatoria de Copa, que pasaron los azulgrana, pero en la que en juego fueron superados por los rojiblancos. El Atlético le ha eliminado dos veces en la Champions, pero en Liga Simeone no ha conseguido «meter mano» a Luis Enrique.