Benfica, Juventus, Sevilla y Valencia, cuatro sueños y un destino

El Sevilla llega a la cita europea tras golear al Granada (4-0) sin hacer mucho esfuerzo y cargado, pues, de moral
El Sevilla llega a la cita europea tras golear al Granada (4-0) sin hacer mucho esfuerzo y cargado, pues, de moral

La Liga Europa 2013-14 alza el jueves en el estadio de La Luz y en el Ramón Sánchez Pizjuán el telón de las semifinales, del sueño de Benfica, Juventus, Sevilla y Valencia de volver a coronarse en un torneo continental el próximo 14 de mayo.

La Liga Europa 2013-14 alza el jueves en el estadio de La Luz y en el Ramón Sánchez Pizjuán el telón de las semifinales, del sueño de Benfica, Juventus, Sevilla y Valencia de volver a coronarse en un torneo continental el próximo 14 de mayo.

El Juventus Stadium será el escenario de la final, el lugar donde se resolverá el heredero en el historial del Chelsea, al que quisieron llegar más de un centenar de participantes que comenzaron su andadura el 2 de julio de 2013 con la primera eliminatoria de clasificación.

Pero tras casi diez meses de torneo serán cuatro los que dirimirán los protagonistas que dilucidarán el segundo título por importancia del fútbol europeo.

Son cuatro campeones continentales, aunque solamente tres saben lo que es ganar esta competición o la precedente Copa de la UEFA, ya que el Benfica no ha saboreado las mieles de la gloria al perder las dos finales a las que ha llegado, incluida la última contra el Chelsea en el Amsterdam Arena.

El Juventus posee tres coronas, todas como Copa de la UEFA (1977, 1990 y 1993), el Sevilla dos (2006 y 2007) y el Valencia una (2004). El Benfica se ha coronado, pero lo ha hecho en la Copa de Europa.

La final tendrá un protagonista español. El sorteo quiso que el Sevilla y el Valencia se jugasen entre ellos la supervivencia y alejó la opción de otra final hispana, como la que el conjunto andaluz ganó al Espanyol en 2007 o el Atlético de Madrid al Athletic en 2012.

Para el Valencia es prácticamente la última oportunidad de hacer algo esta campaña a la vista de su mala actuación liguera, que le ha puesto muy difícil su clasificación para la próxima competición europea.

Ni siquiera la llegada al banquillo de Juan Antonio Pizzi remedió su situación clasificatoria y, a no ser que en las últimas jornadas remonte siete puntos al Villarreal, tan solo le queda la carta de la Liga Europa.

El hecho de estar tan solo centrado en esta semifinal, al margen del factor campo para la vuelta, puede ser un factor clave a su favor, ya que el Sevilla también tiene que estar pendiente del gran partido del domingo en San Mamés, en el que estará en juego una plaza de 'Champions', para lo que debe de vencer.

Ambos equipos han pasado por momentos difíciles y los han superado para plantarse en semifinales. Por ejemplo, el Sevilla tuvo que remontar en el derbi ante el Betis el 0-2 sufrido en la ida de octavos. Le devolvió la moneda al eterno rival, al que liquidó en la tanda de penaltis.

En cuartos de final perdió en Oporto por 1-0, pero en casa revirtió la situación y se ganó la continuidad con un gran encuentro y un 4-1 contundente.

El Valencia, sin ir más lejos, sucumbió inesperadamente en la ida de cuartos en Basilea por 3-0. Luego tuvo arrestos para no rendirse y, tras la prórroga, vencer por 5-0.

Se presenta un duelo español apasionante. Unai Emery, entrenador sevillista, se cruza en el campo de su exequipo, al que no ha conseguido ganar esta temporada. Los valencianistas vencieron en su campo (3-1) y en el Sánchez Pizjuán empataron a cero.

El Valencia cuenta con el segundo máximo goleador de la competición, Paco Alcácer, con siete dianas, una menos que el también español Jonathan Soriano, del Salzburgo austríaco. El francés Kevin Gameiro, con cinco, es el principal artillero sevillista.

Benfica y Juventus llegan a este penúltimo capítulo por la 'vía Champions', al ser terceros de la fase de grupos y ser derivados a la Liga Europa.

Inesperado cambio de torneo sobre todo para el cuadro de Antonio Conte, que lo tenía todo a favor para pasar como segundo de grupo tras el Real Madrid y fue sorprendido por el Galatasaray turco.

Ambos aprovecharon, no obstante, este cambio de competición para mantener viva la llama europea, a la par que han ido dominando sus torneos domésticos.

El Benfica se coronó campeón luso este mismo domingo y el Juventus está a punto de apuntarse la Serie A. Por ello, los 'águilas' se presentan a esta semifinal pletóricos y los italianos tienen el acicate añadido de que la final se jugará en su estadio.

Tan solo una vez a lo largo de la historia un equipo ha ganado la Copa de la UEFA como local. Fue el Feyenoord en 2002 al ganar en De Kuip al Borussia Dortmund (3-2) con dos tantos de Pierre Van Hooijdonk.

El último que jugó la final de la Liga Europa en casa fue el Sporting de Lisboa, el 18 de mayo de 2005. Para su desgracia cayó en el Jose Alvalade por 1-3 ante el CSKA Moscú, que se convirtió en el primer equipo ruso en ganar el torneo.