Real Madrid

Carlo Ancelotti: «Ben Hur» o cómo calmar el estrés

Ancelotti, en conferencia de prensa
Ancelotti, en conferencia de prensa

Por séptima vez esta temporada, Ancelotti mide su capacidad contra el Atlético de Madrid. “Para mí es un honor y un problema enfrentarme a Simeone”, ha asegurado.

Por séptima vez esta temporada, Ancelotti mide su capacidad contra el Atlético de Madrid. “Para mí es un honor y un problema enfrentarme a Simeone”, ha asegurado el entrenador esta mañana, en la conferencia de prensa antes del partido. Ha aparecido el técnico más relajado, el que quiere transmitir calma cuando más tenso está el ambiente. Para el club blanco la cita es importantísima. Son los cuartos de final, es el vecino, es el equipo al que no ha podido ganar desde Lisboa y van ya 6 enfrentamientos. “No tenemos obsesión con el Atlético de Madrid, tenemos ganas de cuartos de final de Champions. Nuestro objetivo no es ganar al Atlético, es soñar con ganar la Undécima”, ha explicado Ancelotti. Él es el más vigilado por todos, porque en el último derbi se le echó en cara que no tuviese alternativas tácticas contra un rival que siempre le pone en aprietos. Sin embargo, de salida, el Madrid no va a cambiar ni el sistema ni los jugadores: “No es un problema de sistema. Hay que jugar un partido compacto, todo el equipo junto durante todos losminutos y tener personalidad y coraje para jugar un encuentro de este nivel”, ha dicho el italiano. Va a jugar Bale, al que le pide la misma actitud defensiva que al resto de los futbolistas. Le volvieron a preguntar si iba a utilizar el 4-4-2 o el 4-3-3 y continuó con su discurso de que es un choque que va más allá de las cifras: “La implicación en defensa y ataque tienen que tenerla todos los futbolistas. El fútbol no es complicado, no es problema de números: si quiere tener superioridad en el centro del campo pongo 7 centrocampistas y luego Simeone me pone 8. No es un problema de número”.

Ancelotti no quería hablar del pasado, ni de Lisboa ni de los seis encuentros de esta temporada. “Cada partido tiene su problema y cada partido tiene su idea. Cada derrota ha sido distinta: una por balón parado, otra por otra cosa; en la última nuestra actitud, que no fue buena. Cada partido tiene su problema. Es difícil decir qué ha pasado, pero ya no es interesante”. Pero sí que concedió que este duelo tiene una ventaja respecto a otros: “No necesitamos ganar”, ha dicho. “Se puede pasar con dos empates”, continuó. Aunque luego aseguró que “el equipo va a salir a ganar”, ya es una declaración de principios reconocer que esta vez un empate también es un resultado bueno. “No tenemos la obsesión de ganar. Lo importante es pasar la eliminatoria”.

Dice el entrenador que no ha trabajado especialmente la cabeza de sus futbolistas. Les ve centrados y no quiere que se preocupen más de lo normal: “El Atlético es un rival complicado, que tiene una organización defensiva fantástica y se ha enfrentado bien contra nosotros, pero no es una bestia negra”, quitó ayer hierro al asunto. Es momento para vivir todo con la máxima calma. El partido de “Champions”, pero también lo que sucede en la Liga, donde todo está muy apretada. El final de temporada, que empieza en el choque contra el Atlético, va a ser apasionante. “¿Qué le parece el pinchazo del Barça, míster?”, le preguntaron. “No lo vi, me fue al cine”. “¿Qué vio?”. “Te lo digo otro día”, dijo mientras se marchaba y después, desde lejos, riéndose: “Ben Hur”.