FC Barcelona

El Atlético tira otra pared

Supera al Barcelona con dos goles de Griezmann y se clasifica para las semifinales de la Champions por segunda vez en tres temporadas

Supera al Barcelona con dos goles de Griezmann y se clasifica para las semifinales de la Champions por segunda vez en tres temporadas.

«A la salida del equipo al campo, levanten la cartulina que encontrarán en su asiento para hacer un mosaico. Después del himno de la Champions cantaremos el himno del club ‘‘a capella”», decía la megafonía del Vicente Calderón antes del partido. Todo estaba medido, la presión en el ambiente y la presión sobre el césped. Igual que Carrasco y Griezmann esperaban al borde del área a los centrales del Barcelona en los saques de portería para que no sacaran la pelota jugada, el público del Calderón tenía que hacer su parte. «Juntos hacia la victoria», decía el mosaico. Y juntos fueron.

No estaba Fernando Torres, pero la estrategia del Atlético era la misma que en la ida: robar y correr. Para eso estaban Griezmann y Carrasco, para correr, a veces desde su propio campo, esfuerzos infinitos que normalmente terminaban en las manos de Ter Stegen.

Pero el Atlético tenía una idea y ya comprobó en el Camp Nou que funciona. Se trataba de mantenerse con 11 y aguantarla durante todo el encuentro, incluso durante esos minutos en los que el Barcelona se traslada, sin permiso, a vivir en el área del rival. Pero esos momentos tardaron en llegar. Se acercaba ya la hora de partido cuando el equipo de Luis Enrique tuvo su primera ocasión, un centro de Dani Alves que no encontró rematador en el área pequeña. Hasta entonces, el Barcelona se había tenido que conformar con disparos desde fuera del área que no llegaban a otro destino que las manos de Oblak. Como si Simeone hubiera preparado un foso con cocodrilos a las puertas de su área. Probablemente los cocodrilos fueran más hospitalarios que los jugadores del Cholo.

El Atlético, sin embargo, a los siete minutos de partido ya había forzado dos paradas de Ter Stegen y un disparo por encima del larguero de Gabi. Consiguió que el Barcelona no se pareciera a sí mismo durante gran parte del encuentro, que Piqué pegara pelotazos a ningún sitio desde el fondo y que Messi echara carreras con Carrasco para bajar a defender en un contraataque. El Barcelona se veía obligado a jugar contra natura. El Atlético no podía sentirse más feliz.

Aunque la felicidad no fue completa hasta que marcó Griezmann. Fue otra vez la presión la que hizo que Jordi Alba perdiera un balón que acababa de recuperar con un despeje que terminó en los pies de Saúl. Su centro con el exterior lo remató el francés de cabeza sin otra compañía que la de los aficionados que «saltaban» con él desde las gradas.

Marcó el Atlético y el estadio comenzó a cantar. Primero fue un simple «Atleti, Atleti», al que añadieron un «te quiero, lolololo». Más tarde el recuerdo para Luis Aragonés y, por fin, el himno.

El gol sólo había servido para confirmar lo que el estadio ya sabía. Nadie dudaba de que el Atlético estaría en las semifinales por segunda vez en tres años. Ni siquiera lo dudaron cuando el Barcelona volvió a reconocerse en el espejo durante la última media hora del encuentro. Especialmente en los pies de Iniesta, el más lúcido de los azulgrana en todo el encuentro. Fueron los momentos en que más se vio a Luis Suárez. Siempre encuentra un remate el uruguayo para complicar la vida a los porteros, pero ayer tenía cerrados todos los caminos hacia el gol.

Y con el dominio del rival el Atlético encontraba nuevas autopistas hacia la victoria. Carrasco, agotado, dejó su sitio a Thomas, pero la idea era la misma. Y en un contraataque dirigido de manera sensacional por Filipe Luis llegó el penalti que cerró el encuentro. Iniesta no tuvo otra manera de cortar el pase del brasileño a Griezmann que extender el brazo. Marcó el francés el segundo, con tiempo suficiente para recibir el homenaje de la afición cuando lo sustituyó Correa. El Barcelona tuvo tiempo de lanzar una falta al borde del área y después reclamó un penalti sin éxito. El estadio lo celebró como si ya hubiera ganado la Champions.

«Orgullosos de nuestros jugadores», gritaba el Calderón cuando el partido acabó. Pedía al Cholo que sacara otra vez a los héroes al campo. Y no calló hasta que regresaron al césped. «Maneras de vivir» sonaba otra vez por los altavoces del estadio.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Godín, Lucas, Filipe; Saúl, Gabi, Augusto (Savic, m, 91), Koke; Griezmann (Correa, m. 89) y Carrasco (Thomas, m. 72).

0 - Barcelona: Ter Stegen; Dani Alves (Sergi Roberto, m. 64), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic (Arda Turan, m. 64), Sergio Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Goles: 1-0, m. 35: Griezmann cabecea un centro perfecto de Saúl. 2-0, m. 87: Griezmann, de penalti.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los locales Gabi (m. 69), Godín (m. 84) y Correa (m. 89) y a los visitantes Luis Suárez (m. 70) y Neymar (m. 77).

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores. Lleno.

Efe