Deportes

De repente, Lucas

La llegada de Solari le ha cambiado la vida. La pasada temporada jugó 5 partidos como titular en los 13 de Champions del Madrid. Si está hoy en el once, igualará esa marca.

Lucas Vázquez, en una mañana en Valdebebas. El canterano es uno de los jugadores preferidos de Solari
Lucas Vázquez, en una mañana en Valdebebas. El canterano es uno de los jugadores preferidos de Solari

La llegada de Solari le ha cambiado la vida. La pasada temporada jugó 5 partidos como titular en los 13 de Champions del Madrid. Si está hoy en el once, igualará esa marca.

A mediados de octubre, Lucas Vázquez no se quejaba, pero sí que constataba, en voz alta, que sus minutos con Lopetegui al mando eran muy inferiores a los de otras temporadas. Lo decía con algo de pena, pero no con resignación. Acostumbrado a hacerse sitio según avanzan las temporadas, aún pensaba que su momento en el Real Madrid de esta campaña tendría que llegar. Lo que no esperaba era que fuese de manera tan radical. Porque si hay algunos futbolistas que no cuentan para Solari y a los que el cambio de entrenador les está amargando el año, a Lucas le ha cambiado la cara. Ahora constata que sus números están mejorando de manera radical y que si esto continúa así, puede completar su mejor año desde que volvió al Real Madrid.

La temporada pasada consiguió ser titular en cinco encuentros de Champions de los 13 que terminó disputando el Real Madrid. Era su mejor cifra. Esta ya suma cuatro y si hoy Solari no le da descanso para el encuentro del sábado, ante el Rayo en el Bernabéu, igualará esa cifra. En otros años, no habría duda de que Lucas jugaría un encuentro como el del CSKA, con todo decidido, con la posibilidad de repartir minutos y dar descanso jugadores que más kilómetros llevan en sus piernas. Hoy en cambio, no está claro que Lucas esté en el once o que juegue. Se ha ganado el derecho a sentirse titular de manera continua, quizá por primera vez desde que volvió al Madrid.

Ahora mismo está en sus cifras. Es el decimocuarto futbolista en minutos, igual que terminó en el junio pasado. Hace dos temporadas fue el decimotercero. Es decir, suele situarse entre los 14 que más juegan, pero no entra en los once habituales. La diferencia con otros años es que Lucas, en esta campaña, viene desde más atrás y está recuperando a toda prisa. Ha jugado 981 minutos esta temporada y más de la mitad son con Solari en el banquillo. Ha sido nueve veces titular en los 23 partidos que ha disputado el Madrid esta temporada. Pero seis en los nueve encuentros en los que Solari ha estado en el banquillo. El argentino tiene claro que quiere un equipo muy abierto y que necesita que los extremos o hombres de arriba ayuden a los laterales. Lucas puede estar más o menos acertado, pero su entrega en el campo no deja ninguna duda.

El canterano, como sucede ahora con Marcos Llorente, es el tipo de futbolista con el que siempre quiere contar un entrenador. Un jugador siempre disponible, que hace vestuario. «Es el más divertido», aseguraba Kroos en una entrevista. Siempre se ofrece a dar la cara ante los medios después de un partido cuando otros no quieren.

A Solari le ha convencido como no han hecho otros jugadores con más nombre. El partido de hoy es un trámite a la espera del choque del sábado y ya después, el Mundialito de clubes, un título que hará olvidar algunos sinsabores de este principio de temporada. El objetivo de Lucas Vázquez es convencer a Solari de que también ahí tiene que ser titular.