Fútbol

Dos maneras de ser «9»

Higuaín y Benzema, ex compañeros, son antagónicos. Potencia frente a talento

Higuaín y Benzema, ex compañeros, son antagónicos. Potencia frente a talento.

El hermano de Higuaín reconoce que el futbolista se tuvo que ir del Madrid porque era imposible vivir sin sentir que se confiaba en él para largos trayectos y no ser medido por cada gol que marcaba o que fallaba. Porque cuando Higuaín estuvo en el conjunto blanco coincidió muchas temporadas con Benzema, y en ese duelo el argentino perdió. Profesionalmente la competencia no fue buena para ninguno. Fue una lección que se aprendió en el club: hay que forzar la competencia, pero hay que apostar por uno. Y Karim continuó.

Ocupan la misma posición, pero lo hacen desde diferentes maneras de ser, y por tanto de jugar, y, sin embargo, ambos coinciden en una cosa: casi siempre están en el punto de mira de la crítica. Como ahora todo se graba, Higuaín no puede olvidar alguno de sus fallos en momentos importantes. Es una broma constante en las redes sociales que se vuelve a repetir cuando el argentino comete otro error frente al portero o sin portero. No es el delantero más capacitado, pero ha aprendido a luchar frente a las circunstancias y la opinión ajena. Llegó al Madrid con sólo 18 años para que le llamasen «Higualín». Ronaldo Nazario se acababa de ir y años después tuvo que competir con el talento de Benzema .

Ese debe de ser uno de los pocos debates que ha ganado el francés en la grada del Bernabéu, porque si ha habido un jugador en quien ha desconfiado el socio del Madrid es de Karim. Esta temporada, ha vivido la rutina de todos sus años: momentos de admiración por su manera de tratar el balón, mezclados con largos partidos de desesperación de parte de una grada. Pero el partido de vuelta contra el Atlético, en las semifinales, ha silenciado las críticas.

También su gol en las semifinales contra el Mónaco ha ayudado a Higuaín. Desde su entorno se dice que no hay ninguna gana de revancha. Se marchó para tener minutos y oportunidades. Bajó un escalón en el Nápoles, pero le sirvió de trampolín para saltar a la Juve en un traspaso que rompió el mercado. Por lo que ha costado y porque en su mezcla con Dybala, el campeón de Italia ha encontrado el ataque que buscaba para acompañar su sólida defensa, Higuaín vive sus horas más tranquilas. No tiene ganas de revancha, sólo llevarse su primera Copa de Europa, repiten. Pero enfrente está Benzema, que le ganó su duelo particular, que ha conseguido medio convencer al Bernabéu y que quiere sumar su tercera Champions.

Y los nueves, y ellos dos más que nadie, saben que sólo puede ganar uno.