El córner como único alimento

La pelota en movimiento no le sirve para nada al Atlético. Ya advirtió Simeone al llegar de que no la quería. La prefiere parada, en la esquina a ser posible, con Koke al lanzamiento y los centrales esperando en el área.

La pelota en movimiento no le sirve para nada al Atlético. Ya advirtió Simeone al llegar de que no la quería. La prefiere parada, en la esquina a ser posible, con Koke al lanzamiento y los centrales esperando en el área. Ayer fue Miranda el que marcó. Otra vez. Al primer palo, como a él más le gusta, como marcó en la final de Copa contra el Real Madrid hace dos temporadas. La estrategia es lo único que funciona en el equipo rojiblanco. Cuando el balón empieza a moverse, es un atasco constante.

Los rivales ya le tratan con el respeto que se merece. El discurso del «partido a partido» ya no cuela y esperan que sea él quien proponga algo. Y el Atlético sólo propone dudas. El Almería le permitió llegar hasta el borde de su área, donde le esperaba una manifestación. Y sin espacios, los rojiblancos no encuentran la manera de hacer daño. Se limitan a las ocurrencias de Arda, un futbolista diferente en el universo de Simeone.

Tampoco le servían los centros al área desde los costados. No estaba Mandzukic por culpa de la fractura nasal que sufrió hace una semana. El delantero centro era Raúl García. Y lo intentó, pero el navarro no tiene el mismo acierto que la temporada pasada. Sus dos remates acabaron en las manos de Rubén.

El Atlético se sentía incómodo, como si le hubieran puesto un traje de otra talla. Está preparado para responder de memoria, no para pensar, y le cuesta trabajo llevar a su terreno partidos como el de ayer en los que no encuentra la manera de abrir la defensa. Lo intentó Tiago desde fuera del área, pero estaba Rubén siempre bien colocado. Lo intentaba Arda con sus regates, pero sin suerte.

El turco acabó dejando su sitio a Gabi en los últimos minutos. Para entonces ya había marcado Miranda y el Atlético se sentía liberado, con el Almería buscando el empate. Gabi había sido víctima del calendario y las rotaciones, o quizá de sí mismo, porque su nivel de esta temporada no es el de la pasada. Pero el Cholo se siente seguro con él sobre el césped. Era lo que necesitaba para eliminar las dudas sobre el resultado.

Sobre el juego, ya es otra cosa. Ayer estaba Griezmann en el campo y Raúl Jiménez vio todo el partido desde el banquillo. Pero el problema del Atlético es algo más que un nombre, va más allá de que el mexicano no se haya adaptado todavía o de que no sea el delantero que el equipo necesita. Es un problema de definición de la propia personalidad.

El Atlético sigue buscándose a sí mismo, entre otras cosas porque ha perdido a los dos futbolistas, además de Koke, que el Cholo no hubiera querido perder de ninguna manera, Courtois y Diego Costa. Y sin ellos trata de reencontrar una personalidad que le han robado en verano.

Y en esa indefinición se agarra a las cosas que sabe hacer bien, como las jugadas de estrategia. Es una rutina que se ensaya y en la que la respuesta del contrario resulta menos decisiva que cuando la pelota corre. La cosa funciona porque Koke sigue en el equipo y los centrales aciertan en los remates. Tan confiados están en su labor ofensiva que se atreven a regatear en el área contraria. Godín, incluso, se atrevió a hacer una chilena. Sin éxito.

Simeone se desesperaba desde el palco donde veía el partido. Es su última jornada de reclusión, por el momento. Francisco veía el encuentro con más tranquilidad desde otro palco. Porque era un partido sin entrenadores, los dos sancionados.

El Almería esperó a los últimos minutos para asustar al Atlético. Porque durante el partido se conformó con contenerlo, pero sin amenazar la tranquilidad de Moyá. Y la mejor ocasión llegó en una jugada a balón parado, un disparo de Verza de falta que salió rozando el poste.

El Atlético se acostumbra a su nueva vida, pero sigue sumando, porque todavía no ha perdido en Liga. Una estadística que el Atlético aplaudiría antes de la llegada de Simeone. Pero sus propios logros son el principal enemigo del Cholo.


Ficha técnica

--Resultado: ALMERÍA, 0 - ATLÉTICO DE MADRID, 1. (0-0, al descanso) .

--Añlineaciones:

Almería: Rubén; Ximo, Trujillo, Dos Santos, Mané; Verza, Fran Vélez (Soriano, min.64), Azeez; Wellington Silva (Edgar, min.74), Hemed (Thievy, min.64), Jonathan.

Atlético de Madrid: Moy; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Mario Suárez (Saúl, min.46), Tiago; Koke, Arda (Gabi, min.84), Griezmann (Cerci, min.68); Raúl García.

--Gol:

0-1, min.60, Miranda.

--Árbitro: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó a Dos Santos (min.64), Zongo (min.89) y Soriano (min.89) por parte del Almería; y

a Arda Turan (min.8), Mario Suárez (min.34), Siqueira (min.36), Miranda (min.73), Godín (min.77) y Raúl García (min.85) por parte del Atlético de Madrid.

--Estadio: Estadio de los Juegos Mediterráneos.