El primer póster de Navas

El costarricense se estrenó en la portería del Real Madrid
El costarricense se estrenó en la portería del Real Madrid

Parecía gol, el remate de Vargas desde la frontal del área fue perfecto, fuerte, un obús que además llegaba en medio de un bosque de piernas. No había mucho tiempo para verlo y reaccionar, lo que complicaba la tarea del portero. El balón estaba a punto de cruzar la línea de meta cuando se encontró con el brazo izquierdo de Navas, que ya en su primer partido dejó un bonito póster para el recuerdo. Se estiró, desvió el balón y se levantó con agilidad para quedarse con el rebote. Un paradón de los que le han hecho famoso en el Levante y de los que dejó en el Mundial. Es un especialista de los reflejos, un felino que no necesita más de una décima para reaccionar. Su primera tarde fue tranquila, aunque tuvo doce intervenciones, seis de ellas con el pie. Confirmó que la portería blanca está bien cubierta y que no habrá problemas, esté quien esté, entre los tres palos. Iker hizo una muy buena Supercopa de Europa y, aunque el técnico no quiso confirmarlo, parece probable que también esté de inicio el martes ante el Atlético. Detrás tiene a Keylor, una garantía si tiene que aparecer y el portero perfecto para mantener a Casillas alerta y motivado.

Los entrenamientos de ambos en Valdebebas son puro espectáculo, una competencia que aumentará el nivel de ambos y mantendrá tranquilos a los aficionados. Ayer, el costarricense no pudo hacer demasiado en los dos goles, especialmente en el primero, un remate muy cercano de un especialista como Mario Gómez. «Lamentablemente no pudimos ganar, pero me sentí bien y las sensaciones han sido buenas. Estoy muy tranquilo, no tengo motivos para llevarme mal con nadie. Vengo a trabajar con humildad y a esforzarme cada día, que es lo que he hecho toda mi vida», dijo el portero.