Fútbol

Eurocopa 2021 | Alemania empata con Hungría (2-2) y vive de milagro

La defensiva y brava Hungría tuvo contra las cuerdas al equipo de Löw, que logra el empate y la clasificación con dos rebotes

La selección alemana celebra su clasificación para octavos de la Eurocopa
La selección alemana celebra su clasificación para octavos de la Eurocopa FOTO: Lukas Barth AP

En el fútbol a veces lo importante es tener las ideas claras. Sean las que sean, pero tenerlas claras y ser fiel a ellas. Hungría necesitaba ganar a Alemania, pero es un equipo ideado para defender y sabía que salir al ataque era lo mismo que morir. Parecía una contradicción, pero no: para ganar tenía que defender. Y no ganó de milagro. Tuvo contra las cuerdas al «gigante» que había delante, rozó la clasificación, la peleó, pero se quedó a un pelo. El empate final no le sirve. En el grupo en el que estaban, los magiares parecían destinados a ser unos acompañantes sin más, pero han peleado con orgullo y con todo. Portugal no los doblegó hasta los minutos finales y Francia, la campeona del mundo, y Alemania, no consiguieron llevarse la victoria.

Con esa idea de replegarse, se plantó en el partido Hungría con una línea de cinco, otra de tres y los dos delanteros a currar también, a ver qué pasa. Lo que pasó, además, es que en una de sus salidas, Sallai enganchó el balón en una banda, retrasado y Ádam Szalai le dijo con un gesto: «Ponla aquí». Y el balón fue perfecto allí, literalmente a ese lugar entre los centrales, con una rosquita maravillosa. El atacante húngaro se lanzó en plancha y marcó un golazo. Eso no hizo más que asentar al equipo magiar en su idea. Ya tenía más sentido lo de defender y empezaba a jugar con la desesperación de su rival. Que el balón iba a ser de Alemania lo sabía todo el mundo, la cuestión era qué haría con él, y la verdad es que no tuvo las ideas claras. No generaba ocasiones el equipo de Low, aunque estrellara un balón en el larguero en un cabezazo de Hummels. Fue en una acción a pelota parada. En movimiento, nada de nada.

No comenzó Alemania la segunda parte siendo un equipo imponente. Se vio más de lo mismo, no encontraba el camino en las zonas interiores y los centros desde las bandas eran más cómodos para el rival. Jugadores como Gundogan o Kimmich están desaparecidos. Pese a todo, aguantar tanto tiempo despejando balones es complicado. Puede suceder cualquier cosa, como que el portero Gulacsi se equivocara de forma clamorosa en una salida. Y así, con un par de rebotes, el primer cabezazo de Hummels y el segundo de Havertz, el duelo estaba igualado.

Lo más difícil parecía hecho para los chicos de Löw, pero el fútbol a veces sale por donde nadie se lo espera. Y casi en la siguiente acción, en una pelota larga y tras la indecisión de la defensa alemana y el error de Neuer en la salida, llegó el segundo tanto de Hungría. Parecía increíble, pero era cierto.

Le tocaba a Alemania empezar de nuevo, porque estaba fuera y ya más cansada de piernas y con la cabeza igual de colapsada. No apretaba ni con Müller en el campo, pero otros dos futbolistas que entraron en el campo fabricaron un gol: Musiala en la elaboración y Goretzka en la definición. Fue otro remate medio malo, otro rebote. No podía ser de otra manera en una noche como la de ayer, en que Alemania tembló.

ASÍ LO HEMOS VIVIDO EN DIRECTO