Real Madrid

Mientras haya vida...

Con la ambición de Ronaldo, el Madrid fue mejor que el Valencia, pero se relajó y sufrió. «Lucharemos hasta el final», dice Zidane

Cristiano Ronaldo celebra un gol marcado ante el valencia
Cristiano Ronaldo celebra un gol marcado ante el valencia

Con la ambición de Ronaldo, el Madrid fue mejor que el Valencia, pero se relajó y sufrió. «Lucharemos hasta el final», dice Zidane

El año de la «Décima», cuando el Real Madrid llegó a la final de la Champions, se relajó. Fue algo inconsciente, casi inevitable. Pese al enfado en las oficinas, los jugadores se dejaron ir en la Liga, convencidos de que el gran objetivo de la temporada ya estaba cubierto. Este curso, Zidane y la dinámica en la que llega el equipo a este final de temporada no han permitido el relax. Está peleando por una Liga que hace dos meses se pensaba perdida. Ahora no se va a rendir, porque tiene fe y tiene fútbol para pelear.

El Valencia, pese a que no se jugaba nada, era un escollo, un rival que en las últimas temporadas se lo había hecho pasar muy mal a la gente del Bernabéu. Ayer lo volvió a hacer al final del choque, pero perdió. El conjunto blanco ganó con suficiencia cuando jugó y le puso ganas; y aguantó con sufrimiento al final, cuando llegó el cansancio y, además, se puso a pensar en otras cosas. Entonces apareció Casilla, que sustituía ayer a Navas y dejó su sello en una temporada en la que apenas ha tenido protagonismo. Hasta cinco paradas decisivas hizo el portero cuando el Valencia se vino arriba y el Madrid estaba desordenado y creyendo que todo estaba hecho. Voló Kiko de un lado a otro para salvar el resultado y mantener el suspense en la Liga hasta la última jornada. El canterano, a la sombra de Keylor, fue todo un descubrimiento para la grada del Bernabéu, que ahora mismo celebra todo. Se encuentra en un estado de euforia. La Champions está a un partido. La Liga es difícil, pero no imposible.

«Todo puede pasar», dijo Zidane, después del encuentro. «Vamos a luchar hasta el último segundo», insistió. Sin el Atlético, el campeonato se ha convertido en un asunto de los dos clásicos, con ventaja del Barcelona. «Vamos a Riazor con todo», insistía el entrenador francés. Si no la gana, se va a quedar cerca. Si no la gana, no va a ser por rendirse antes de tiempo. Hace ya muchos partidos que los blancos encontraron su tono y no se han bajado de él. Suma once partidos consecutivos ganando en Liga y en casi todos lo han hecho con suficiencia.

El Madrid, tras un comienzo algo rutinario, esperando ver qué encontraba, en cuanto encontró el ritmo, dio la mejor versión de sí mismo, pese a que jugaba sin Pepe, un jugador que se ha convertido en fundamental por su jerarquía; sin Modric y sin Bale, quizá los futbolistas que más alternativas dan al ataque. Se desperezaron los blancos al toque de Kroos y por la ambición de Cristiano. Jugó bien el Madrid, con James dando toques esenciales y Casemiro y Ramos tirando del equipo hacia arriba para no dejar respirar al rival. Es eso lo que más ha cambiado al Real Madrid. La defensa juega muy atenta y no permite a los delanteros darse la vuelta. El rival pierde la pelota muy rápido y el partido se juega en el área rival. A los de Ayestarán ya nada les va ni les viene en la Liga y no ofrecieron resistencia durante sesenta minutos, salvo una jugada en la que Parejo pudo marcar sin portero, pero no llegó.

Cristiano hizo el primero tras haber fallado otro claro y Benzema marcó el segundo en una extraña jugada en la que el linier señaló fuera de juego pero el árbitro le corrigió. La ventaja parecía suficiente, sobre todo por la fiabilidad del conjunto blanco y por la indiferencia que debía sentir el Valencia. Se divirtió el Madrid, que tuvo el control y obligó a varias paradas de mérito a Alves, un guardameta que siempre hace buenos partidos en el campo madridista. Ni siquiera el gol del Valencia, tras un grosero error de Varane, inquietó. Ahí estaba Ronaldo para abrir distancia.

Después, el equipo se distrajo y casi se le va la esperanza. Zidane había hecho los tres cambios, ya no tenía a Cristiano en el campo ni a Benzema ni a Lucas Vázquez, que se había retirado por lesión. Los dos goleadores y el que más corre. Kroos, que había dado un recital, estaba agotado y al equipo en general le faltaba aire y le costaba meterse otra vez en un partido que creía que ya había vencido. André Gomes marcó un golazo y el Madrid tuvo miedo. El partido se abrió, de portería a portería, cuando antes parecía decidido. Apareció Casilla, salvó a su equipo y le deja vivo para que la última jornada tenga emoción.

Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Casilla; Danilo, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, James; Lucas (Jesé, m.75), Cristiano (Arbeloa, m.79( y Benzema (Kovacic, m.65)

2 - Valencia: Alves; Barragán, Mustafi, Abdennour (Santi Mina, m.46), Siqueira; Javi Fuego, Parejo, Enzo Pérez (Piatti, m.85); Cancelo (Andre Gomez, m.46), Rodrigo y Alcácer.

Goles: 1-0, m.26: Cristiano Ronaldo; 2-0, m.:43: Benzema; 2-1, m.55: Rodrigo. 3-1, m.58: Cristiano Ronaldo. 3-2, m.81: Andre Gomes

Árbitro: David Fernández Borbalán, del Comité Andaluz. Expulsó a Rodrigo Moreno con roja directa (m.83) y mostró tarjeta amarilla a Enzo Pérez, Siqueira, Andre Gomes y Javi Fuego, del Valencia y a Casemiro, del Real Madrid..

Incidencias: encuentro de la trigésima séptima y penúltima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante unos 72.987 espectadores.