Real Madrid

4-0. De Cris, para Karim

Ronaldo cedió el penalti, que hubiese sido su tercer gol, para que marcase Benzema. El francés, que falló una ocasión muy clara al principio, fue aplaudido. Como Bale, ayer extremo izquierdo

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (c), festeja su gol durante el partido contra el Deportivo Alavés
El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (c), festeja su gol durante el partido contra el Deportivo Alavés

Ronaldo cedió el penalti, que hubiese sido su tercer gol, para que marcase Benzema. El francés, que falló una ocasión muy clara al principio, fue aplaudido. Como Bale, ayer extremo izquierdo.

Marcó Cristiano Ronaldo el primer gol al Alavés y antes de irse a celebrarlo al córner, señaló con el brazo varias veces a Benzema, que le había dado una asistencia de tacón dentro del área, de ésas que sólo es capaz de dar el nueve francés, sangre fría para pensar donde todos son apasionados y no tienen vista panorámica. Antes, sin embargo, Karim había fallado el que quizá sea uno de los goles más claros del Real Madrid esta temporada: una contra de cuatro frente a un defensa rival, tras un saque de esquina del Alavés, que terminó el punta blanco con un remate cayéndose y con la pelota rebotando en su pie de apoyo, un clásico en los remates de Karim esta temporada. El choque aún iba con empate a cero, el balón se marchó fuera y el público, que ayer casi llenó el Bernabéu, silbó levemente al delantero que más juzga

Nada que no se haya visto en la carrera de Benzema con la camiseta blanca: fallar lo más claro para después dar los dos pases de los primeros tantos. Del «run-run» por su error a los aplausos para todo lo que hiciera. «Juega con mucha presión, pero está acostumbrado a todo eso. Es necesario para él estar metido en el partido y asociarse con los demás. Lo ha hecho muy bien. Ha jugado entre líneas y asociándose con los compañeros, es muy bueno», explicaba Zidane, que cree en Benzema por encima de todo y que ya ha repetido varias veces que le pide juego en equipo más que goles. «En las grandes citas siempre está ahí, siempre demuestra el tipo de jugador que es», decía el técnico del Madrid.

Cree Zidane en su nueve y cree en él Cristiano Ronaldo, consciente de que con el francés a su lado, él puede ser el depredador que siempre ha sido. Le señaló varias veces tras el primer tanto del partido, el que abrió el encuentro y lo convirtió en una fiesta para los blancos, pero fue mucho más explícito en su apoyo después, tras el penalti a Bale, en el último minuto del choque. Aunque era un balón para que el delantero portugués marcase otra vez tres goles en un partido y sumase su tanto número 29 esta temporada se lo cedió a Benzema, para que el francés aumentase sus estadísticas y cerrase el encuentro con un tanto, el primero de penalti en la Liga. «Es muy importante porque Benzema merecía marcar un gol. Esto demuestra que entre ellos dos y entre todo el equipo hay un buen rollo», continuaba Zizou.

Karim lo tiró al lado derecho del portero, a media altura y fuerte. Ni se resbaló ni le dio con la pierna mala. Un penalti serio, de delantero centro. «El gesto de Cristiano habla de la clase de grupo que tenemos y la clase de persona que es Cristiano», explicaba Keylor Navas después del encuentro. «Estamos a una y tenemos que estar más juntos que nunca. Estamos muy contentos por el gol de Karim. Como compañeros debemos estar unidos. Siempre vamos a luchar por el compañero y, aunque ahora se hable de Karim, hay que apoyarnos entre todos», continuaba el guardameta. Desde 2016 no marcaban Bale, Benzema y Cristiano en el mismo encuentro.

Porque la victoria de ayer sirvió de rehabilitación para Benzema, pero también para el trío de ataque. Jugaron los tres sin que Zidane renunciara al 4-4-2, porque Bale, en vez de jugar de delantero por la derecha, lo hizo de extremo por la izquierda. «Bale ha hecho un gran partido, ha jugado noventa minutos muy bien en una posición donde no ha jugado últimamente», decía el entrenador francés. Por la izquierda, el galés centra con su pierna natural, por lo que lo hace más rápido, al no necesitar prepararse tanto y, además, lo hace mejor. Sigue siendo, además, igual de potente para desbordar a los contrarios y no se aleja del gol. «Bale jugó por la izquierda, pero lo hace muy bien por todos los lados. Ha hecho un gran partido ayudando mucho en defensa y en ataque», aseguraba Kovacic, que vigila todo el equipo desde el centro del campo.

«Hemos jugado con 4-4-2, con Gareth en la izquierda, nos ha salido bien: con el balón tenía que moverse, no quedarse sólo en la banda izquierda», continuaba Zidane. Bale se cambiaba de posición continuamente con Ronaldo, pero también se le vio entrar por el lado contrario. «La BBC ha hecho un buen partido. Los cuatro de arriba jugaron muy bien», añadía el francés a Lucas Vázquez, que ahora mismo está rindiendo a un nivel de jugador de primera clase. «Me veo bien, estoy contento con los minutos y con las oportunidades que me da el míster. Siempre hay que estar listo para ayudar al equipo», decía quizá el mejor jugador estos meses.

Detrás de Messi es el futbolista que más asistencias está dando en el fútbol español, en muchos menos minutos de juego. Con su estado de forma, ha recuperado la ambición, no sólo para ser titular en el Real Madrid, también para poder jugar en la Selección, que a finales de marzo juega un amistoso. «Ojalá me llame Lopetegui», decía el gallego en la zona mixta del Santiago Bernabéu. Le quiere complicar la vida como se la complica a Zinedine Zidane: «Hay muchos que están jugando muy bien y soy yo el que tengo que hacer el once...», aseguraba el técnico.