Champions League

La tostada «blanca» y la rojiblanca ibérica, duelo en Badajoz antes de Lisboa

Muchos aficionados del Real Madrid y Atlético de Madrid han tenido esta mañana, durante la parada para el desayuno en Badajoz, la primera ocasión de verse las caras antes de la final de la Liga de Campeones de esta noche en Lisboa.

Las estaciones de servicio próximas a Badajoz han sido testigos de esos "duelos"entre merengues, que irónicamente preferían la tostada "blanca"-con mantequilla- y colchoneros, que se decantaban por el "rojiblanco"del jamón ibérico, en un ambiente de buen rollo inundado de cánticos de aficionados de uno y otro equipo.

El rojiblanco y el blanco se entremezclaban a primeras horas de la mañana con el verde de los agentes de la Guardia Civil en la gasolinera del Hotel las Bóvedas, última estación de servicio antes de la frontera portuguesa, donde un importante número de autobuses y turismos aguardaban aparcados a que los aficionados cogieran fuerza con el desayuno.

Juan Santos, seguidor del Real Madrid de mediana edad, destaca el "buen entendimiento"entre aficionados, aunque recuerda, en palabras a Efe, que "otra cosa bien distinta será en el campo, allí solo veo a los de blanco".

El cansancio se refleja en su rostro tras horas de viaje y reconoce que "aún queda lo peor, encontrar aparcamiento en Lisboa y todo lo demás", aunque también asegura que internet facilita mucho las cosas y le ha permitido planificar la llegada "y creo que tendremos suerte", explica.

En los "puentes"que salpican la autovía se entremezclan las patrullas de coches de la Policía Nacional con los carteles colgados en favor de los equipos.

En el interior de la ciudad, en los bares tradicionales de churros y migas extremeñas, copados como cada sábado por la mañana por badajocenses madrugadores, esta vez están salpicados por algún que otro aficionado "indio"o "vikingo".

Está previsto que unos 15.000 vehículos pasen por Badajoz desde ayer hasta las primeras horas de la tarde camino de Lisboa, la mayoría desde Madrid, aunque también desde otros puntos que toman la A-5 para atravesar la frontera luso-extremeña.

El Ejecutivo extremeño, en colaboración con la Delegación del Gobierno en la comunidad autónoma, ha activado desde las 0,00 horas un dispositivo especial para que el viaje siga transcurriendo con normalidad.

El delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, recordó ayer viernes que además de la labor de guardias civiles y policías nacionales, efectivos de Cruz Roja, 112 o Servicio Extremeño de Salud (SES), entre otros, están preparados ante cualquier incidencia.

Las gasolineras y paradas del tramo entre Badajoz y Mérida serán las que más confluencia de aficionados tendrán en el viaje de ida, a las que se unirán las de la zona cercana a Trujillo y Navalmoral de la Mata (Cáceres) en la vuelta de mañana.