La última vuelta

Portugal se despidió hoy de Eusébio da Silva Ferreira, el mítico futbolista, con dolor, lágrimas y aplausos de miles de ciudadanos de a pie que han salido a la calle para dar el último adiós al aclamado "rey"del fútbol.

Portugal se despidió del mítico Eusebio con dolor, lágrimas y aplausos de miles de ciudadanos de a pie que salieron para dar el último adiós a la «pantera negra», que falleció el domingo a los 71 años. «Cuando me vaya quiero dar una vuelta al estadio», dijo en numerosas ocasiones Eusebio. Y su deseo se cumplió ante unos diez mil admiradores que no dejaron de corear su nombre, aplaudir y cantar el himno del que fue su equipo durante muchos años. Fue el momento más emotivo para muchos de ellos, que no pudieron evitar las lágrimas mientras lanzaban flores, fotografías, banderas, bufandas y camisetas del equipo al paso de la comitiva.

El cortejo fúnebre recorrió las principales avenidas del centro de la ciudad, escoltado en todo momento por un público que no dejó de aplaudir al que ha sido uno de los símbolos del siglo XX, hasta llegar a la plaza del Municipio, donde cientos de personas lo recibieron con «vivas» al «rey».

Tras una breve parada, la marcha continuó hasta la iglesia del barrio de Benfica. Allí se dieron cita las figuras más destacadas del fútbol y personalidades de todos los ámbitos, incluido el presidente Aníbal Cavaco Silva y el jefe del Ejecutivo, Pedro Passos Coelho.