Atlético de Madrid

El Atlético se inmola

Un doblete del ariete turco Enes Ünal, le dio la vuelta al marcador.

Jugadores del Villarreal celebran tras marcar el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid. EFE/Manuel Bruque
Jugadores del Villarreal celebran tras marcar el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid. EFE/Manuel Bruque

Simeone retiró a Griezmann, metió a Gabi para reforzar el centro del campo y empató Enes Ünal. Simeone quitó a Koke, entró Torres y marcó Enes Ünal. Quedaban diez minutos, más el descuento, cuando se fue el francés, autor del gol rojiblanco, de penalti inventado por el asistente de Fernández Borbalán, y el Villarreal remontaba un partido intenso, competido, sin ocasiones, por méritos propios y por deméritos del Atlético, que encajó los dos tantos en jugadas de estrategia, a pelota parada. Un córner y una falta las aprovechó el delantero turco, que había sido invitado a la fiesta por Calleja en el minuto 73, para dejar a Oblak con dos palmos de narices y para que el Barcelona sepa que va a ganar la Liga con más antelación de la previsto por Valverde.

Injusticia arbitral

El partido lo comenzó bien el Atlético. Fue Saúl el primero en probar a su amigo Asenjo –detallazo del portero al llevar una camiseta de ánimo a Filipe Luis– y luego fue Diego Costa el que se acercó al área amarilla. Un tiro de Bacca, un golpe a Jaume Costa, la quinta tarjeta a Griezmann y el penalti inexistente (minuto 19) que transformó el galo para que el Atlético tuviese el partido en su terreno. Como le gusta a Simeone. Tenía el control del juego, se movía con soltura en el centro del campo donde Thomas asomaba más la cabeza que su próximo compañero Rodri. Era Trigueros, excelente en el segundo tiempo, el que cogía la batuta para intentar que Bacca, Fornals y Raba tuvieran superioridad ante los defensores atléticos. Pero, no. El Villarreal estaba huérfano en ataque, no remataba y Giménez, Godín y Oblak vivían sin sobresaltos, lo mismo que Oblak. No así Asenjo que vio como Koke le mandó un disparo al palo y Diego Costa le pudo hacer el segundo.

Un paso atrás

El Atlético dio un paso atrás. No es nuevo en Simeone cuando el equipo se pone por delante. En muchos campos valió, pero en La Cerámica le dieron un buen azote. El Villarreal de la reanudación tuvo mejor cara, fue más incisivo, más profundo y manejó mejor el partido. Creció Trigueros, apareció Bacca, que reclamó un penalti de Giménez y el Atlético perdió la pelota, o mejor dicho, Simeone se la regaló a Calleja y comenzó otro partido. Thomas ya no podía con todos. Koke le ayudaba poco y Saúl estaba más pendiente de defender que de desplegarse.

Tuvo Griezmann la contra del 0-2, tras perfecta triangulación con Diego Costa y Correa. El francés quiso resolver con un arabesco y no acertó. Quedaban veinte minutos y entró Vitolo –lo único que hizo fue ganarse una roja, injusta, en el último minuto– que no arregló nada. Luego Simeone tiró más de la manta y se tapó con Gabi. Cuatrivote al campo mientras Calleja quería más con pólvora con el turco y más velocidad con Samu Castillejo. Y el Villarreal remontó. Su fe, su acierto en la estrategia y la inpericia para defender dos pelotas paradas acabaron con el Atlético y con la Liga.

Ficha Técnica:

2. Villarreal: Asenjo, Mario, Álvaro, Bonera, Jaume Costa; Rodrigo, Trigueros, Soriano (Sansone, m.63), Fornals (Ünal, m.73); Bacca y Raba (Samu Castillejo, m.78).

1. Atlético de Madrid lo componen Oblak, Vrsaljko, Giménez, Godín, Lucas; Saúl, Thomas, Koke (Fernando Torres, m.84), Correa (Vitolo, m.70); Costa y Griezmann (Gabi, m.80).

Goles: 0-1, m.20: Griezmann, de penalti. 1-1, m.82: Ünal. 2-1. m.92: Únal.

Árbitro: Fernández Borbalán (C. Andaluz). Amonestó por el Villarreal a Fornals, Sansone, Rodri, Bacca y Álvaro, y por el Atlético a Griezman, Diego Costa y Giménez. Expulsó a Vitolo con roja directa en el minuto 93.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 29 de LaLiga disputado en el estadio de La Cerámica ante 21.000 espectadores.