Una remontada inútil

El Barcelona tira de orgullo para dar la vuelta al 0-2 que había conseguido el Eibar en el Camp Nou, pero el triunfo no le sirve para ser campeón de Liga, porque el Madrid no falló.

El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi con el balón, durante el partido frente a la SD Eibar
El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi con el balón, durante el partido frente a la SD Eibar

El Barcelona tira de orgullo para dar la vuelta al 0-2 que había conseguido el Eibar en el Camp Nou, pero el triunfo no le sirve para ser campeón de Liga, porque el Madrid no falló

Cumplió el Barcelona su parte, aunque con muchísimo suspense, pero no hubo milagro. No falló el Madrid y por tanto el equipo de Zidane destrona al de Luis Enrique, castigado por su irregularidad, sobre todo contra los equipos de mitad de tabla hacia abajo. Se va el técnico del Barcelona con dos ligas de las tres que ha disputado. Para no acabar el año en blanco le queda la Copa, que sería la tercera consecutiva.

Negados

Empezó torcida la jornada para el Barcelona. A los siete minutos marcó Inui un gol que sorprendió a Ter Stegen, y el calvario de los barcelonistas duró casi hasta el final. No estaba siendo el día del tridente. Sin ser el mejor partido del Barcelona, sí logró generar un puñado de ocasiones, desaprovechada una detrás de otra. Especialmente Luis Suárez se ofuscó. Justo después del 0-1 recibió un regalo que no aprovechó. Fuera. El mismo destino que la siguiente oportunidad, también inmejorable. No le salía el regate a Neymar y a Messi le costaba aparecer. El Eibar a lo suyo, logró generar otra ocasión clara que desaprovechó Peña justo antes del descanso.

Doblete de Inui

A la falta de puntería de Suárez se unió la de Messi, que incomprensiblemente falló un gol cantado cuando lo tenía todo a favor. El resultado del Madrid también jugaba en contra del Barcelona, ya que los jugadores sabían que, aunque ganaran, de nada iba a servir. La sorpresa fue cuando Inui completó su noche calcando el tanto que había hecho antes. El Barça estaba contra las cuerdas.

Reacción

Estaba claro que el Barcelona no iba a meter un gol, pero el Eibar le dio un empujón cuando Juncá introdujo el balón en su portería después del tiro al palo de Neymar. Pero el gafe no había terminado. Ni de penalti marcaba el Barça, pues Yoel acertó la dirección del tiro de Messi tras la pena máxima, que no existió, pero que el árbitro pitó contra Jordi Alba. Tuvo al menos el equipo de Luis Enrique orgullo de campeón. No paró de buscar la portería rival y finalmente logró remontar para, al menos, acabar la Liga con un triunfo. Marcó Suárez por fin y Leo sí acertó en el segundo penalti y al final.

Pichichi y récord

Se escapó el título. El pobre consuelo es que Messi termina Pichichi (37 tantos) y el equipo superó por uno su récord de 115 goles.