Las dudas de Lopetegui...

Los dos últimos partidos amistosos han rebajado el nivel de euforia que se había creado tras la goleada a Argentina en marzo. La ausencia de Carvajal y la delantera complican el trabajo del seleccionador.

Lopetegui y los internacionales españoles durante el entrenamiento de ayer en Krasnodar
Lopetegui y los internacionales españoles durante el entrenamiento de ayer en Krasnodar

Los dos últimos partidos amistosos han rebajado el nivel de euforia que se había creado tras la goleada a Argentina en marzo. La ausencia de Carvajal y la delantera complican el trabajo del seleccionador.

Dos escuálidas victorias contra Perú y Estados Unidos eran el aval de España cuando llegó a Austria para disputar la Eurocopa 2008. Dos triunfos que llenaban las maletas de dudas antes de empezar. Un mes después, la Roja salió del Prater de Viena como campeona y como modelo futbolístico mundial para todo lo que vendría más tarde. Dos años después las dudas se agravaron porque llegaban después de la derrota en el estreno contra Suiza. Fue uno de los mejores partidos de España en el torneo, pero el resultadismo hizo que se sospechara de todo, del seleccionador, del estilo y de los jugadores. «Si volviera a ser futbolista, me gustaría ser Busquets», dijo Del Bosque para defender al centrocampista azulgrana, al que nadie ha discutido desde entonces. Pero como el fútbol es cíclico, las dudas regresaron tras el debut ante Italia en la Eurocopa 2012. Al mismo equipo y al mismo lugar, pero esta vez el discutido era Xabi Alonso, el acompañante de Busquets en el medio. La falta de fe se resolvió con los dos goles de Xabi que eliminaron a Francia en los cuartos de final y con la goleada a Italia en la final que cerró el tercer título consecutivo para España en un gran torneo.

Diez años después de aquel viaje a Austria, las sensaciones son parecidas. Los dos amistosos contra Suiza y Túnez han llenado el camino de dudas. España domina, tiene la posesión, crea ocasiones, pero no remata y a veces, como contra Túnez, ni siquiera llegan las ocasiones. «Los rivales también juegan, no hay más que ver otros partidos amistosos. Hemos jugado contra buenas selecciones y nos crean ocasiones. No todos los partidos podremos ganar como contra Argentina. Túnez venía de empatar con Portugal a dos goles, y hace buen fútbol», explicaba Iago Aspas.

Las dudas en el ánimo se trasladan a la alineación. En los dos partidos, Lopetegui ha probado a sus tres delanteros como titulares, pero Iago Aspas siempre ha sido compañero de Diego Costa. «Jugar con dos puntas es una solución más que manejamos, ya lo hemos hecho anteriormente», explicaba Lopetegui después del triunfo ante Túnez. «Somos delanteros de características distintas. Iago es más versátil, Diego Costa es más de área y yo estoy en medio de los dos», explica Rodrigo, que fue el elegido contra Túnez. «El entrenador decidirá teniendo en cuenta lo que vea en los entrenamientos y los partidos precedentes. El rival y su forma de jugar podrá tener que ver en su elección. Juegue quien juegue debe dar lo mejor y los que no jueguen deben aportar desde fuera. Necesitamos a todos los jugadores y la unión del grupo será clave», añade.

Para Julen, el delantero siempre ha sido Diego Costa. Ha sido titular en todos los partidos oficiales en que ha estado disponible. Y cuando no lo ha estado, el seleccionador ha explorado otras alternativas, como jugar con Marco Asensio como falso «9» contra Italia a pesar de que estaban convocados Morata y David Villa.

La delantera no es la única duda. Ante la ausencia de Carvajal, Odriozola ha sido el lateral derecho titular en los dos encuentros amistosos. Pero Lopetegui ha probado con Nacho algunos minutos y también en los entrenamientos. «Todos los que están aquí tienen nuestra confianza y él la tiene. El gol le ha venido bien. Creo que ha hecho un buen partido en líneas generales», decía el técnico de Odriozola tras el empate ante Suiza en el que el lateral de la Real marcó el único gol del encuentro. Pero Carvajal sigue siendo el titular, aunque Lopetegui, que también ha ensayado con tres defensas, no quiere arriesgar hasta que esté plenamente recuperado.

La posesión es indiscutible como forma de vida, con Isco y Silva en los costados para hacer apoyos cortos y diagonales, pero España dispone de otros recursos –Lucas Vázquez y Asensio– para dar velocidad y verticalidad al juego, aunque de momento sigue siendo sólo un recurso.

«Cada partido del Mundial será una conquista para nosotros», advierte Lopetegui. La euforia se había desatado tras la goleada a Argentina en marzo, pero el camino nunca ha sido fácil, ni siquiera cuando España ganó su único Mundial en 2010. Después de superar la primera fase, todas las victorias llegaron por 1-0. Pero el estilo se mantiene intacto desde entonces.