Atlético de Madrid

El prestigio de Lewandowski

Un gol del delantero polaco da el triunfo al Bayern ante el Atlético, que sólo se defendió. Al partido le faltó picante porque los rojiblancos ya habían hecho todos los deberes

Robert Lewandowski de Bayern Munich celebra su gol ante Atlético Madrid
Robert Lewandowski de Bayern Munich celebra su gol ante Atlético Madrid

Un gol del delantero polaco da el triunfo al Bayern ante el Atlético, que sólo se defendió. Al partido le faltó picante porque los rojiblancos ya habían hecho todos los deberes

Orgullo, prestigio, dinero. Siempre es un lujo jugar en el Allianz Arena –el futuro Wanda ha copiado muchas cosas del estadio alemán– y el Atlético, que ya no es nuevo en estas lides, se presentó ante el Bayern con un equipo, quizá, lleno de sorpresas y en el que faltaban algunos titulares. Simeone debió pensar en el Villarreal y optó por sacar del armario a Vrsaljko, Savic, Lucas, Saúl y Gaitán, suplentes ante el Espanyol, pero que suenan muy bien, lo que constata el poderío del banquillo rojiblanco.

Ancelotti también tiró de rotaciones. No anda el Bayern para muchos dispendios y el técnico italiano también piensa en la Liga donde está obligado a ganar el título. Además, el partido no tenía tintes cruciales por lo que el conjunto bávaro se lo tomó con tranquilidad, pero con la obligación de no fallar ante su hinchada. Y por eso a los cuatro minutos ya estaba Oblak metiendo los puños para despejar un remate alemán.

El Bayern quería el mando –lo tuvo todo el partido–, pero Carrasco se plantó dos veces ante Neuer, que evitó el tanto del belga con los pies. Fueron las dos llegadas del Atlético al área rival. Un espejismo porque a partir de ese instante sólo hubo un equipo sobre el campo que quiso ganar: el Bayern. El Atlético hizo un ejercicio de defensa en la noche muniquesa. Replegado en su campo, sin el balón, corriendo detrás de los alemanes y tapando los huecos para que Douglas Costa, que fue una pesadilla para Vrsaljko, Robben o Lewandowski pusieran a prueba a Oblak, seguro en todas sus intervenciones.

Thiago, Vidal y Sanches se comían a Saúl, Koke y Gabi, pese a que los rojiblancos trabajaron lo suyo, y el balón estuvo siempre en territorio rojiblanco. Lo que pasa es que al Bayern de Ancelotti le falta mala leche, capacidad para desbordar y tumbar con claridad a un Atlético rocoso y trabajador en defensa, pero que nunca dio señales de vida en ataque. Lo que corrieron Griezmann, Gaitán y Carrasco sin balón tiene mérito. Es lo que les pide Simeone y ellos cumplen como fieles soldados.

También cumplió Lewandowski cuando una falta absurda de Carrasco le permitió lanzar con maestría y batir a Oblak. No se había cumplido la media hora. Sin embargo, tras el gol no hubo vendaval muniqués y el Atlético aguantó todos los intentos del Bayern. El balón sólo iba en una dirección, pero al partido le faltaba pimienta, el picante de que hubiera algo en juego. ¿Quizá el planteamiento de Simeone hubiera sido entonces otro?

Lo que ocurre es que el Atlético se lo tomó con mucha calma, demasiada, hizo un ejercicio defensivo correcto y no dio señales de vida en ataque. Con la entrada de Gameiro y Correa hubo algunas luces, pero el partido siempre estuvo volcado del lado alemán y fue Oblak el que más lució. Lo mismo que Lucas Hernández, muy sobrio en su marcaje a Robben y en sus llegadas por la banda, en una noche en que el orgullo y el prestigio fueron más germanos que españoles. La tropa de Simeone ya había hecho los deberes las semanas anteriores y lo de ayer fue, con perdón, un trámite. Un puro trámite.

«Tuvimos algunos minutos importantes, sobre todo en el arranque. Después, el Bayern fue mejor, tuvo una buena posesión y aprovechó el tiro libre. El segundo tiempo fue parejo y al final vimos el equipo que necesitamos ver, agresivo, intenso, con una buena presión... A partir de esos 15 minutos finales nos queda un sabor positivo más allá de la derrota», aseguró Simeone nada más acabar el partido contra el Bayern.No se jugaba nada ninguno de los dos equipos, pero el Bayern tenía más ganas para vengar la derrota en la ida. Simeone buscó lo más positivo de su equipo, que no hizo un buen partido, quizá porque le faltó la motivación de jugarse algo. «El trabajo fue muy bueno», insistió el entrenador. Para Griezmann, el choque de ayer «refuerza» al grupo.

Así ha sido el partido en directo

1 - Bayern: Neuer; Rafinha, Hummels, Alaba, Bernat; Renato Sanches, Vidal, Thiago; Robben (Kimmich, 83), Lewandowski (Müller, 80) y Costa (Javi Martínez, 87)

0 - Atlético; Oblak; Vrasalko, Godin, Savic, Lucas; Gabi, Koke (Thomas, 68), Sául Niguez, Gaitán (Correa, 60); Griezmann y Carrasco (Gameiro, 60).

Goles: 1-0: m. 28, Lewandowski.

Árbitro: Clemen Turpin (FRA) amonestó a Gabi.

Incidencias: Partido de la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en la Allianz Arena de Múnich ante 70.000 espectadores. EFE