Un estadio para la eternidad

Florentino Pérez presenta el espectacular proyecto del Bernabéu del futuro

El presidente del Real Madrid anunció que la candidatura conjunta de GMP Arquitectos y L35 Ribas es la elegida apara remodelación de Santiago Bernabéu.

El tiempo lo puede todo, agota todo. Lo que ayer parecía nuevo hoy ya es antiguo. Así, los estadios de fútbol que se construyen para los grandes acontecimientos, que son lo último en vanguardia, quedan olvidados cuando se celebra el torneo y envejecen de repente. Ayer el Madrid de Florentino Pérez presentó su proyecto más ambicioso, una pugna contra eso: es la reforma del Santiago Bernabéu, la construcción de un estadio concebido para luchar contra el paso del tiempo y durar: «El diseño arquitectónico es atemporal y refleja el valor del legendario club que es el Real Madrid», aseguró Volkwin Marg, fundador y propietario de GMP Arquitectos, la empresa que junto a Ribas y L35 ganaron el concurso de la obra del estadio madridista. Había cuatro candidatos y ayer, en el palco, se desveló al ganador: un proyecto con varias modificaciones sobre el presentado inicialmente y con un solo fin: «El nuevo Santiago Bernabéu será un territorio privilegiado para las emociones y un orgullo para todos nuestros aficionados. Queremos que sea el mejor estadio del mundo, con la máxima comodidad posible y un icono de la arquitectura de vanguardia. El mejor estadio, en un emplazamiento único, que será un símbolo mundial. Un estadio especial, único y espectacular», explicó Florentino Pérez. Cambia por fuera y cambia por dentro. Aunque no aumenta el aforo, crecerá una grada, pero se resituarán otras zonas. «Vamos a ver cómo el espectador está más cómodo en su asiento y disfruta de una mejor visión», asegura Marg. Es un estadio de fútbol y es más cosas: «El proyecto prevé una serie de elementos adicionales que se van a integrar dentro de esta nueva piel. El nuevo hotel, que va a dar al césped, las nuevas zonas comerciales, de ocio y restauración, el aparcamiento subterráneo, el nuevo Tour, que estará en la parte superior del estadio y un museo mejorado». Según Florentino, «la inversión estimada es de 400 millones de euros y podría mejorar los ingresos en un 30%».

Por fuera, el estadio se cerrará entero, como una nueva piel, que se adaptará a «las emociones de los espectadores transformando el nuevo estadio en un edifico que establece una comunicación fluida con su entorno», según seguía contando Marg. El aspecto exterior será muy distinto al de ahora. Es un viaje al futuro, un cambio de la casa del Madrid, pero también del entorno de esa zona de la ciudad. Se hará una nueva plaza de los Sagrados Corazones, donde ahora está el centro comercial y una zona peatonal en la Castellana. Pero no sólo. «En la fachada oriental veremos una enorme pantalla que da a la Castellana y que se usará en momentos especiales mostrando el interior en el exterior. Gracias al sistema LED, la piel va a vibrar, a respirar. El nuevo estadio tendrá tecnología de última generación en todos los campos posibles», continúa el ideador del proyecto. Es lo último, pero con la esencia de lo más duradero. «Queremos que los aficionados interactúen con el estadio, desde dentro y fuera de él, algo que sucedía en las catedrales medievales», explicó el propietario de GMP Arquitectos.

Habrá un marcador que recorrerá todo el campo y «sistemas de gestión de alta tecnología y por supuesto también hemos tenido en cuenta la sostenibilidad a la hora de utilizar los usos energéticos». Y por encima de todo, una cubierta retráctil, que se abrirá en 15 minutos, que «permitirá que se pueda disfrutar con distintos eventos, distintos fines. Eventos deportivos, culturales y de ocio que van a atraer a distintas personas a visitar el edificio que antes igual ni se lo planteaban».

Ayer se presentó el anteproyecto. Hoy empieza la cuenta atrás. En el club calculan un año para el proyecto definitivo y, después de que se consigan todos los permisos, empezar a construir en 2015 y estrenar el nuevo Bernabéu en 2108, cuando empieza el futuro.