Atlético de Madrid

Griezmann les lleva a octavos

Dos goles del francés, el segundo en el tiempo de descuento, dan la victoria al Atlético frente al Rostov, un equipo feo y bronco, que sólo se defendió. Simeone utilizó a toda su artillería.

El centrocampista belga del Atlético de Madrid Yannick Carrasco entre los centrocampistas Aleksandr Gatskan y Timofei Kalachev , del Rostov
El centrocampista belga del Atlético de Madrid Yannick Carrasco entre los centrocampistas Aleksandr Gatskan y Timofei Kalachev , del Rostov

El Atlético de Madrid sentenció su clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones con una victoria agónica en el último minuto contra el Rostov.

Llegadas, tiros de lejos, centros desde las bandas, saques de esquina y faltas en la frontal. El gol no llegaba. El Atlético era incapaz de derribar el muro ruso. El ejercicio de paciencia tocaba a su fin, el reloj marcaba la hora de Rostov y el tiempo de descuento se consumía entre el sufrimiento y el conformismo. Hasta que apareció Griezmann para marcar el segundo gol. Un gol que lleva al equipo a octavos de final y a los aficionados al fútbol a leerse el reglamento. Un centro, un cabezazo de un ruso y la pelota al francés, más adelantado que los defensores. Griezmann baja la pelota y con sutileza bate a Dzhanaev. Momentos de incertidumbre porque el juez de línea tiene la bandera levantada, pero el colegiado le corrige y señala el centro del campo, al entender que la pelota viene de un contrario.

De la pesadumbre a la alegría en un segundo, cuando muchos aficionados ya habían abandonado el Calderón pensando si la contaminación les dejará hoy coger el coche. El coche para octavos al que se subió el Atlético. Griezmann, que llevaba unos días dando volantazos y no veía puerta, marcó los dos goles, se reivindicó como el máximo artillero rojiblanco –ya supera a Carrasco– y se ganó los honores de ser el mejor, el más listo de la clase. Porque en una jugada parecida había puesto al Atlético por delante tras un balón de Carrasco. Su posición también estaba en el límite, pero estuvo listo para meter la bota izquierda y darle a Simeone lo que quería.

Y es que el técnico argentino ya había avisado de que el partido sería muy complicado. El Rostov acumula dos líneas muy juntas, no deja espacios y acaba con la paciencia de cualquiera. Lo que ocurrió es que una vez rotó el muro no hubo tiempo para digerirlo. Dos minutos después Godín, que casi siempre todo lo hace bien, leyó mal una jugada. Salió del área para presionar a un rival que estaba rodeado de rojiblancos y un pase medido entre líneas, sin el uruguayo en su sitio, permitió al Sardar Azmoun empatar.

Y vuelta a empezar. A jugar con paciencia, a entrar por bandas –muy irregular Vrsaljko por la derecha– y a rematar desde fuera. Carrasco, Torres, Griezmann, Filipe y Gabi lo intentaron, pero no hubo acierto y los defensores rusos –muy acertado César Navas– contuvieron los ataques.

El guión no cambió tras el descanso. Al revés. El Rostov más cerrado y el Atlético más cerca de la portería. Ocasiones de Koke y Torres y cambios. Simeone metió primero a Gameiro y después a Correa por Carrasco. El belga no estuvo fino. Toda la artillería pesada en busca de un gol, de un remate, pero los rusos no fallaban. Duros, aguerridos y sin ganas de atacar se refugiaron en su área para defender el punto. Y faltó muy poco para que lo consiguieran. Griezmann les quitó la sonrisa y se la devolvió a los suyos. Un Atlético que ha aprendido a sufrir, aunque ayer le faltaron virtudes futbolísticas, y que logra su cuarto triunfo para meterse en octavos. Tiene mérito.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saúl (Gameiro, m. 56), Carrasco (Correa, m. 78); Griezmann y Fernando Torres.

1 - Rostov: Dzhanaev; Kalachev (Terentyev, m. 72), Mevlja, César Navas, Granat, Kudryashov; Noboa, Gatskan, Erokhin (Prepelita, m. 45); Poloz y Azmoun (Doumbia, m. 70).

Goles: 1-0, m. 28: Griezmann, de remate acrobático tras un balón picado. 1-1, m. 29: Azmoun culmina un contragolpe rapidísimo. 2-1, m. 93: Griezmann marca dentro del área.

Árbitro: Craig Thomson (Escocia). Amonestó a los locales Godín (m. 42), Koke (m. 46) y Filipe (m. 82) y a los visitantes Kalachev (m. 46), Azmoun (m. 58), Gatskan (m. 67) y Dzhanaev (m. 81).

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores.