Y el Bernabéu conoció a Isco

Fue el mejor futbolista del Real Madrid y marcó el tanto de la ajustada victoria ante el Betis

Bemnzema recibe la felicitación de varios compañeros tras marcar el primer gol del Madrid
Bemnzema recibe la felicitación de varios compañeros tras marcar el primer gol del Madrid

En un cambio del que se pueden extraer muchas conclusiones, en la segunda mitad del partido de ayer, Ancelotti dio paso a Di María y quitó a Özil del campo. O sea, que dejó a Isco. No sólo la decisión de dar la titularidad a Diego López fue importante. Ésta también. Durante la pretemporada, el alemán y el andaluz conectaron a la perfección, pero ayer no estuvieron finos. Empiezan a los lados de Khedira y Modric, pero el instinto de ambos los lleva al centro y allí se apelotonan los futbolistas. Se necesita rapidez para solucionar eso y el Madrid la tuvo en el primer gol de Benzema y en la segunda parte, cuando Di María hizo el campo más grande. Pero le faltó durante mucho tiempo. Si se queda, el argentino va a contar para Ancelotti. Isco se mantuvo en el campo y él, que utiliza la cabeza para pensar, remató el pase de Marcelo, cuando el partido acababa, para dar al Madrid una victoria necesaria y tiempo para ajustarse. El andaluz fue decisivo con el gol y también lo mejor del Madrid. Quiere el balón para dar profundidad y soluciones al ataque. En su primer partido oficial con la camiseta blanca no tuvo miedo. Se marchó sonriente y cansado.

Lo bueno y lo malo del Real Madrid se vio ya en el primer compromiso de Liga. Es un equipo que necesita la pelota y hacer bien la presión cuando la tiene el rival, porque si no, va a sufrir más de la cuenta. El conjunto de la primera parte fue largo y roto por el centro, donde Modric y Khedira no llegaban para ayudar a los defensas. El equipo de la segunda mitad se juntó más, fue más rápido y apenas sufrió defensivamente, porque robaba la pelota lejos de su área.

La apuesta de este año es el fútbol de ataque y como toda apuesta, conlleva su riesgo. Ayer el equipo de Ancelotti vio llegar demasiadas veces al Betis durante los primeros cuarenta y cinco minutos. El gol del equipo de Pepe Mel va a servir para aprender. Cedrick recorrió todo el campo madridista sin oposición hasta que se encontró con Sergio Ramos, que pocas veces se habrá visto en una situación de tal desigualdad contra un futbolista. El rival llegaba veloz con miles de opciones para él y Ramos, parado, no supo cómo detenerle. Le superó con bastante facilidad y su pase final lo remató Jorge Molina para dar un toque de atención al Madrid. Como para decirle que aún necesita que pasen más partidos oficiales para estar plenamente feliz. Luka Modric y Khedira vieron la jugada desde demasiado lejos, superados por un solo pase. Les sucedió alguna vez más. No están del todo coordinados y hacen movimientos paralelos, lo que facilita el juego rival. El Betis buscó con habilidad la espalda de los centrocampistas hasta que dejó de tener el balón ante la presión del Madrid, y fue encerrado atrás y muriendo poco a poco.

El equipo de Ancelotti fue creciendo con el paso de los minutos. Cuando se juntaron las lineas y la presión de los centrocampistas no fue tan ligera como al principio. Antes, el equipo se hacía muy largo porque Isco y Özil piensan más en la portería rival y les pesan las piernas al volver. Los dos quieren buscar el desmarque de Cristiano o Benzema por el centro, pero ayer no los encontraron y, cuando lo hicieron, fue en fuera de juego. El Real Madrid necesita de la subida de los laterales para abrir los espacios. Ellos lo saben y se pegan a la banda en cuanto el central inicia la jugada ofensiva. A Marcelo le va este tipo de juego por su vocación ofensiva y Ancelotti le va a sacar más provecho que Mourinho. De su banda nacieron los dos goles, lo que ya dice mucho de su importancia. Es verdad que el brasileño es un peligro cuando llega al área y da opciones a su equipo, pero también es cierto que es por su lado por donde aprovechan los rivales para hacer daño. El año pasado estuvo lastrado por las lesines y el equipo le echó de menos en los partidos importantes, cuando solía convertirse en la opción ofensiva más peligrosa y en un socio perfecto para las diagonales de Cristiano.

Sin el balón o con uno día poco brillante como el de Ronaldo ayer, el Madrid tiene un problema, aunque el gol del empate de Benzema no dejó que los nervios se apoderaran del equipo. Fue una jugada al borde del área que se aceleró cuando encontró el desmarque de Karim. El francés no tuvo su mejor día, pero ya suma un tanto en su cuenta, para los que sólo se fijan en las estadísticas. Fue sustituido por Morata, porque Ancelotti quería la cabeza del canterano para rematar el gol de la victoria. Pero fue Isco quien le dio la solución en su estreno en el Santiago Bernabéu.

.

. -Ficha técnica

2 - Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira (Casemiro, m.55), Modric; Özil (Di María, m.69), Isco, Cristiano Ronaldo; y Benzema (Morata, m.80).

1 - Real Betis: Andersen; Chica, Paulao, Perquis, Nacho; Matilla, Nosa, Verdú (Braian Rodríguez, m.79); Juanfran (Vadillo, m.69), Cedrick (Juan Carlos, m.64) y Jorge Molina.

Goles: 0-1, m.14: Jorge Molina. 1-1, m.26: Benzema. 2-1, m.87: Isco.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Modric (50) por el Real Madrid; y a Matilla (29) por el Real Betis.

Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante la presencia de 73.000 espectadores.