Real Madrid

Como si llevara toda la vida

El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane (i), y su ayudante David Bettoni (d).
El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane (i), y su ayudante David Bettoni (d).

Zidane se maneja con la serenidad de un veterano desde el primer día. Ante los medios ejerce de portavoz del club como hacían Ancelotti y Mourinho.

«Me siento bien, estoy en mi elemento», dice Zidane. Se le ve cómodo en el cargo con más presión del planeta fútbol, que él ha asumido desde el día de su presentación con la tranquilidad del que lleva toda la vida sentado en el banquillo. Serenidad y alegría moderada en el discurso inicial y lo mismo en el vestuario y en cada una de sus apariciones ante la Prensa. «Vengo a trabajar cada día y noto que hay una evolución. Estoy contento por lo que está ocurriendo con los jugadores, que son lo más importante», añade para completar la descripción de su estado de ánimo tras dos semanas al frente del Real Madrid.

Ha convencido a los futbolistas (que sí se creen el mensaje del que fue una gran estrella) siguiendo el método Ancelotti, y no hay ni rastro de la tensión que existía en las comparecencias ante los medios de Rafa Benítez. Aquellas eran más a la defensiva, sin lugar para las sonrisas y las bromas. Zidane se permite ambas cosas, pero sin olvidar que el mensaje emitido sea exactamente el que quiere trasmitir. Ayer, al ser preguntado por el Betis, empezó diciendo que él no se preocupa de los rivales, pero antes de acabar la frase se dio cuenta de que sonaba a lo que no era y rectificó: «Durante la semana analizo al equipo rival, pero en el partido sólo me fijaré en lo que hagamos nosotros, que debemos tener la misma concentración y ganas de ganar con la que salimos ante el Sporting», concretó para que se entendiera exactamente lo que estaba pensando. Hasta ahora no se han detectado huellas de su inexperiencia, aunque él mismo recuerda que esto es muy largo: «Tengo que reconocer que sólo llevo dos partidos en Primera. Hay que ir poco a poco, como siempre».

Zidane sí es el portavoz oficial del club que fueron Ancelotti y Mourinho, al responder a todas las preguntas, ya sean meramente futbolísticas o más relacionadas con la dirección deportiva. Respecto a Nacho, fuera de las convocatorias últimamente y con ofertas para marcharse, dejó claro que se quedará. «Lo quiero en el equipo, es parte del futuro del Madrid», sentenció. También habló, con la autoridad del que tiene capacidad de decisión, de la política de refuerzos antes del día 29, fecha del cierre del mercado, puede que para mucho tiempo si el club no consigue el perdón de la FIFA. «Estoy contento con la plantilla. No buscaré fuera lo que ya tenemos dentro».

James, listo para jugar

Zidane no confirmó al colombiano como sustituto de Bale de forma directa, aunque sí indirectamente al alabar sus últimos entrenamientos y la disposición para ponerse de nuevo a tope. «Está trabajando duro, como los demás, y sabemos lo importante que es para el grupo. Está preparado para jugar y no lo veo preocupado. Me molestan los rumores, porque lo veo muy centrado», explicó Zizou. Como si llevara toda la vida haciéndolo.

Betis: Adán; Molinero, Bruno, Pezzella, Vargas; Petros, N’Diaye; Kadir, Dani Ceballos, Cejudo; y Rubén Castro.

Real Madrid: Navas; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Kroos, Modric, Isco; James, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Martínez Munuera (Valenciano).

Estadio: Benito Villamarín.

Hora: 20:30 (C+Partidazo y Abono F. 1).