Chris Kirk y Zach Johnson se exhiben en las playas de Hawái

Los dos norteamericanos han disfrutado de lo lindo en el hawaiano Waialae Country Club, ya que se han colgado al hombro sendas rondas de 63 impactos (-7) para lanzar el claro aviso de que va a haber que hacer vueltas muy bajas para llevarse el torneo

Vueltas muy bajas, promovidas por unas excelentes condiciones de juego en Hawái, han propiciado que los dos líderes (Chris Kirk y Zach Johnson), a pesar de volar sobre el campo con 63 golpes, únicamente tengan un golpe de ventaja respecto a sus perseguidores más inmediatos.

Y es que tras ellos marcha un grupo de cuatro jugadores, por lo que todo está muy apretado y no muy lejos están los principales candidatos. Daniel Berger aparece con 67 golpes y parece que recuperando algo de su viejo esplendor; con los mismos están Patton Kizzire, Justin Thomas, Sam Saunders... y con 68 otros como Wesley Bryan, Xander Schauffele o Kevin Kisner.

No comenzaba nada mal Jordan Spieth, y tampoco terminaba mal (69 golpes) teniendo en cuenta que en el hoyo 8 comenzaba su pesadilla, con un cuádruple bogey (árboles, rough, bunker...solo le faltó el agua) que le obligaba a realizar la friolera de ocho golpes para conseguir que la bola entrara. Eso lo lastró en parte, pero pudo recuperar terreno con ocho birdies. Su vuelta no es mala aunque dados los resultados del día, tendrá que comenzar por minimizar errores para mejorar su posición.

A quienes les fue aun peor fue a otros como Keegan Bradley (70), Kevin Na (71) o Luke Donald (72).

@golfcom / Golf Confidencial