Griezmann, estrella en entredicho

El Atlético necesita la mejor versión del francés, que sólo ha marcado dos goles en LaLiga, para el derbi y lo que queda de curso.

El Atlético necesita la mejor versión del francés, que sólo ha marcado dos goles en LaLiga, para el derbi y lo que queda de curso.

Lo que realmente está lastrando esta temporada al Atlético de Madrid es la Liga de Campeones. En su competición fetiche de los últimos años está prácticamente eliminado en la primera fase, a la espera de un milagro. En LaLiga son peores las sensaciones que los números. El equipo no juega bien, pero, por ejemplo, con 23 puntos, lleva dos más que la campaña pasada a estas alturas. Esos 23 puntos son también los que tenía en la jornada 11 en los cursos 2015/16 y 2014/15, y sólo los superó (30 puntos) un año antes, cuando terminó como campeón, y en la 2012/13 (28).

El conjunto de Simeone está invicto en el campeonato doméstico (aunque ha empatado cinco partidos) y ya ha recibido a Sevilla y Barcelona y ha visitado campos como Mestalla (el Valencia es la sensación de la temporada) y San Mamés. El sábado le toca otro día grande con la primera visita del Real Madrid al Wanda Metropolitano. Un derbi de alto voltaje por la distancia que tienen con el Barcelona, que podría crecer para el que pierda, o para los dos si empatan, si es que los azulgrana son capaces de sacar algo positivo de Leganés.

Lo que más está echando de menos el Atlético es a Griezmann, su estrella, el hombre que ha pasado de ser un futbolista «destinado a estar dentro de los Messi, Ronaldo y los mejores del mundo», en palabras de Simeone hace apenas un año, a ser uno más. «No tenemos un jugador que nos gane solo un encuentro», dijo el Cholo tras vencer con muchos apuros al Deportivo en Riazor, en un duelo en el que sustituyó al francés cuando todavía iban 0-0. Las relaciones de los entrenadores y los jugadores pasan por diferentes momentos, y ahora no es el mejor para Griezmann y Simeone. En realidad, desde el verano todo ha sido raro con el galo. Primero, los rumores de su marcha y él dejándose querer, situación que se ha repetido en la concentración que acaba de terminar con Francia. Y en medio, las críticas de Theo, el hermano del futbolista, al Cholo por considerar que el equipo juega demasiado atrás. Griezmann ya se incorporó ayer al grupo para preparar el derbi, y no quiso polémicas. «Hay que seguir trabajando, creyendo en el entrenador y en los compañeros», aseguró en una entrevista a la web de LaLiga.

El caso es que el «7» lleva más tarjetas que goles esta temporada. En Liga ha visto cuatro amarillas y ha anotado dos goles en 731 minutos (se ha perdido dos jornadas). El año pasado llevaba seis dianas con algo más de presencia (843 minutos). Son cinco jornadas en blanco, siete si se añaden dos de la Liga de Campeones. Contra el Leganés no llegó a rematar. Contra el Barcelona tiró dos veces a puerta y una fuera. Contra el Celta, al revés: una entre los tres palos y dos desviadas. Ante el Villarreal fue contra quien tuvo el punto de mira peor: un chut bien dirigido, cuatro fuera y dos rechazados por la defensa. Contra el Dépor, sólo un intento rechazado por Pantilimon. Cero de 14 en total. «En la semana nos entran casi todos los tiros y en los partidos nos está costando», opinó Griezmann. «No estoy preocupado. Estoy feliz con mi juego y ya entrará el balón», insiste. Para él y su afición, el derbi sería el día ideal para cambiar la racha.