James, líder y capitán de Colombia

Una aficionada se fotografía con James Rodríguez
Una aficionada se fotografía con James Rodríguez

Con 23 años y 4 meses, James Rodríguez se ha convertido en el capitán más joven de la historia de Colombia al portar el brazalete en el último amistoso ante Estados Unidos en el que la selección suramericana se impuso por 1-2. El madridista, con el 10 a la espalda, saltó a Craven Cottage (Londres) dispuesto a demostrar que su juventud no le exime de la responsabilidad que el pueblo «cafetero» ha depositado sobre sus hombros.

Lejos de amilanarse, James quiso llevar el peso del partido, incrustado en la media punta por detrás de Teo Gutiérrez y Bacca, pidiendo el balón y dando velocidad al juego. El tempranero gol en contra no le hizo cambiar el guión. El madridista siguió percutiendo desde el centro hacia ambas bandas para buscar un rematador a sus centros. Su trabajo e insistencia tuvo premio durante la segunda mitad, cuando en una internada por la frontal del área rival dejó cuatro rivales a su paso y el balón llegó hasta los pies de Carlos Bacca, que empató el partido. Años atrás, Colombia se habría conformado con la igualada ante un contrincante como Estados Unidos y no hubiese luchado por la victoria, pero el líder de esta selección está disfrutando de su momento y continúa con la estela ganadora que lo impulsó en el pasado Mundial.

Omnipresente

A tres minutos para el final, Teo Gutiérrez anotó el tanto de la victoria colombiana y James pudo quedar satisfecho con su empeño: fue el jugador que más entró en contacto con el balón (82 veces) y regaló una asistencia. Es por esto, que no extrañó ver a decenas de seguidores colombianos saltar al césped, terminado el encuentro, en busca de una foto o un autógrafo de su nuevo héroe, James Rodríguez.

La prolongada ausencia de Radamel Falcao por lesión había dejado un vacío de poder y liderazgo que está asumiendo el madridista con una mezcla explosiva de naturalidad y talento.

Valioso empate para Bale

Gales arañó un importante empate (0-0) en Bruselas ante Bélgica. Gareth Bale actuó como hombre más adelantado en busca de algún pelotazo que nunca llegó debido a los graves problemas para sacar el balón desde atrás que experimentó el combinado galés. El jugador del Real Madrid se vio obligado a generarse sus propias ocasiones y acabó siendo el único que puso en apuros a Courtois durante todo el encuentro. Una falta desde 30 metros magistralmente ejecutada obligó al guardameta del Chelsea a despejar con grandes apuros cuando aún no se cumplía un cuarto de hora de partido. Ya en la segunda mitad, Bale gozó de otra buena oportunidad tras arrancar desde el vértice izquierdo del área rival y sacar un disparo raso que acabó lamiendo el palo de la portería belga. Sin más apoyos que Ramsey o Joe Allen, más preocupados por defender que por encontrar con sus pases a Bale, el combinado galés acabó pidiendo la hora y a punto estuvo de perder el preciado punto conseguido.

Ranieri despedido en Grecia

La vergonzosa derrota ante Islas Feroe (0-1) le costó a Claudio Ranieri tan sólo cuatro meses después de llegar al combinado heleno.