Fútbol

Joao Félix, mucho más que un traspaso de 126 millones

Joao Félix mira cómo marca Diego Costa a Courtois
Joao Félix mira cómo marca Diego Costa a Courtois

El fútbol de Joao Félix llegaba siempre detrás de los 126 millones que el Atlético ha pagado al Benfica por él. El dinero y su edad, sólo 19 años, eran lo más llamativo del jugador portugués. Pero cada intervención del nuevo «7» rojiblanco hace olvidar que es el jugador más caro de la historia del Atlético.

Contra el Numancia sólo aguantó media hora sobre el césped, pero le dio tiempo a demostrar que es un futbolista diferente, un jugador con trascendencia en el juego. «Lo veo mejor jugando de frente, jugando con gente arriba que le dé posibilidades para que haga daño con su visión de juego. Cuando uno tiene su talento y su ilusión por mejorar puede jugar en cualquier lado», explicaba Simeone tras la goleada al Real Madrid.

El preparador del Atlético lo ha sacado del área para que tenga más peso en el juego del equipo. Parte desde la banda en el esquema ofensivo del equipo rojiblanco, con Lemar en el otro costado, y se mueve al centro en ataque para dejar espacio a las subidas de Trippier por su lado. Cuando el lateral sube, el portugués se hace el dueño del juego y el Atlético aprovecha su conexión con Diego Costa.

El nuevo fichaje rojiblanco y el internacional español se entienden como si llevaran años jugando juntos. De su entendimiento nacieron dos de los goles ante el Real Madrid. El primero, antes de que se cumpliera el minuto, fue especialmente importante para lo que llegó después. Pero Joao Félix también es capaz de llegar al espacio libre para aprovechar su remate, como hizo en el segundo tanto del partido.

El portugués llegó por los goles –quince marcó la temporada pasada en la Liga portuguesa con el Benfica– pero convence por su fútbol, porque es mucho más que un rematador. Su presencia enriquece el juego del equipo, que busca un mediocampista ofensivo que complete su plantilla. Podía ser James, aunque parece que se quedará finalmente en el Real Madrid, pero puede que ya lo tenga en la plantilla y que sea Joao Félix ese jugador que dé un salto de calidad al equipo desde el centro del campo y, además, le añada goles en el área.

Joao Félix ha jugado poco más de 90 minutos en la pretemporada rojiblanca. No le ha dado tiempo a más por culpa del golpe que sufrió en el partido de su estreno contra el Numancia y que no le dejó jugar contra las Chivas de Guadalajara, pero le ha dado tiempo a todo. También a demostrar que no se equivocaba Enrique Cerezo en su presentación cuando dijo que el «7» es «el número del compromiso». Era una alusión a Griezmann, pero también una advertencia de lo que llegaba con Joao Félix.

Su capacidad sobre el césped hace que se olvide su edad. Porque Joao Félix sigue siendo un joven que pronto cumplirá los 20 y que ha llegado a Madrid acompañado por sus padres. Es Carla, la madre, la que se ocupe del primer relevo, hasta que lleguen las vacaciones de Navidad, como publicaba «El Mundo» el día de su presentación. Carlos, el padre, se ocupará de él en el segundo tramo de la temporada. Cuando tiene la pelota es él el que cuida de sus compañeros. Joao Félix es mucho más que un traspaso de 126 millones.