Deportes

La obsesión de Dani Alves

A los 38 años es el más veterano en ganar el torneo olímpico de fútbol. El capitán brasileño quiere llegar a los 50 títulos y disputar el Mundial de Qatar en 2022

Dani Alves y Richarlison posan con la medalla de oro
Dani Alves y Richarlison posan con la medalla de oroFernando VergaraAP

«Es un momento indescriptible y ahora tenemos que disfrutar», decía Dani Alves después ganar el oro. El ex jugador del Sevilla y del Barcelona ha conseguido 44 títulos en su carrera, pero ninguna le hacía tanta ilusión como éste. «Para mí los Juegos Olímpicos son el mayor evento deportivo», explica el actual futbolista del Sao Paulo, que a los 38 años disfrutaba de su primera experiencia olímpica y se ha convertido en el futbolista más veterano en disputar el torneo de fútbol y también en el más veterano en ganarlo.

Los Juegos eran casi una obsesión para Alves, que se ofreció al seleccionador, André Jardine, para liderar al equipo sub’23 de Brasil en Tokio. «Ganar el oro es una responsabilidad enorme, pero vivo para esto. Los retos así me motivan de veras», reconocía antes del torneo en una entrevista en la página web de la FIFA. «Cada título tiene su importancia, pero algunos son súper especiales. Los Juegos Olímpicos son más especiales que otros. Son como el Mundial; llegan cada cuatro años. Tienes a todos los mejores deportistas, los mejores equipos de todo el mundo. Encantan al mundo entero. Su magia es diferente. Somos un grupo de jugadores que va a disputar los Juegos Olímpicos por primera vez, y eso será mágico», añadía.

Ahora, su objetivo es el Mundial de Qatar el próximo año, cuando ya se acerque a los 40. «Es mi mayor objetivo. La convocatoria olímpica fue una sorpresa muy agradable, pero desde que me marché del PSG, me prometí a mí mismo que lo daría absolutamente todo para estar en el Mundial», asegura. Quiere llegar a los 50 títulos y que el Mundial sea uno de ellos.

Pero ahora se limita a disfrutar del oro olímpico. «Conseguimos hacer realidad un sueño gracias a un gran trabajo y a Dios», dice. «Sabíamos que la lucha iba a ser muy difícil, pero que iba a merecer la pena y así fue», añade.

Alves disfruta de su éxito y del de su selección mientras España trata de asumir la magnitud de lo conseguido. Es la cuarta medalla española en el torneo de fútbol, que sólo ha ganado una vez, en 1992. «Perder un oro no, hemos ganado la plata. Entiendo que ahora pueda haber un sentido de tristeza en los jugadores, incluso de frustración. En cuanto pasen unas horas y cuando amanezca mañana se darán cuenta de la gesta tan importante que han realizado», trataba de explicar el seleccionador, Luis de la Fuente. «Estoy orgullosísimo del comportamiento dentro y fuera del campo. Con la elegancia que se ha sabido perder en unos Juegos Olímpicos. Sólo tengo un sentimiento de felicidad, me siento satisfecho con lo que hemos vivido y de dirigir un grupo de jugadores extraordinario y comprometidos por la causa de ganar la medalla de oro», añade.

La selección de fútbol no ha podido revertir una maldición que cumple ya 25 años. En ese tiempo ningún equipo español ha ganado un oro olímpico. El último fue el de la selección de waterpolo que lideraba Manel Estiarte en Atlanta 96. Desde entonces los equipos españoles han disputado ocho finales olímpicas. El fútbol ha protagonizado dos, la que perdió en Sídney contra Camerún en los penaltis y ésta contra Brasil. Otras dos han perdido el baloncesto masculino y el waterpolo femenino y una, el hockey masculino y el baloncesto femenino.