La batalla por Neymar ha comenzado

El Madrid se ha marcado al brasileño como objetivo prioritario para este verano. Saben que será una pelea larga, compleja y superior a los 260 millones.

Neymar vio desde fuera la victoria del PSG en la Copa. El brasileño quiere dejar París esta temporada
Neymar vio desde fuera la victoria del PSG en la Copa. El brasileño quiere dejar París esta temporada

El Madrid se ha marcado al brasileño como objetivo prioritario para este verano. Saben que será una pelea larga, compleja y superior a los 260 millones.

No va a esperar el Real Madrid a 2019 ni tampoco lo va a hacer Neymar. Tener paciencia y dejar que pasase el tiempo era la idea que tenían ambas partes hace unos meses: que el brasileño estuviese una temporada más en París y después llegase al conjunto blanco. Pero las circunstancias en el fútbol cambian a velocidad de vértigo, las oportunidades se presentan aunque no se esperen y ahora mismo, el delantero brasileño se ha convertido en el objetivo fundamental del actual campeón de Europa para la próxima temporada. Su experiencia en el PSG no ha sido satisfactoria y entre la eliminación de la Champions a manos del Real Madrid, la lesión y que no se ha adaptado a la ciudad, Neymar ha querido acelerar su salida del rico club francés y volver a España, una Liga y un ambiente que conoce y le gusta.

Su interés coincide con el del Madrid, que nunca ha escondido que fichar a la estrella brasileña es un deseo largamente perseguido. El único problema para su llegada no es la adaptación o la competencia que pueda haber en el vestuario blanco. De eso no hay dudas de que va a ir bien. Tampoco el dinero. Si el PSG pagó 222 millones al Barcelona, no va a aceptar soltarlo por menos y en las oficinas del club blanco ya se maneja una cifra cercana a los 300 millones como la cantidad que se va a tener que invertir. Pero no es problema eso. El Madrid tiene solvencia suficiente para afrontar este tipo de desembolso. El único problema es la complejidad de la operación

Sin cláusula de rescisión, lo que facilitaría el traspaso, como se lo facilitó al PSG para conseguir la salida de Neymar del Barcelona, todo consiste en la capacidad de aguante y de persuasión de Florentino Pérez para convencer a Al Khelaifi, el dueño del PSG, de que deje marchar a su estrella. En el entorno del Real Madrid se habla de este proceso como una batalla que va a ser larga, que va a ser dura y que va a tener numerosos frentes, pero en el club no dudan de la capacidad del presidente para sacarla adelante con éxito a lo largo de los meses del mercado.

La llegada de Neymar al club francés fue un punto de inflexión en Francia y en todo el fútbol europeo. Se suponía que iba a ser el jugador que hiciese al equipo capaz de competir con los históricos del fútbol europeo y por eso, desde la entidad francesa, se ha mimado a Neymar y se ha cumplido hasta el último de sus deseos. Tras su marcha a Brasil para recuperarse de la lesión, los máximos dirigentes fueron a verle para que se sintiera apoyado y valorado. Sin embargo, ninguno de esos pasos han convencido a Neymar, ahora más cerca que nunca de abandonar Francia y volver a la Liga.

El Real Madrid no va a dejar escapar la ocasión. El brasileño es una de sus obsesiones, desde que era un niño con una proyección inmensa en Brasil. Lo quiso antes de que se fuera al Barcelona en esa operación económica llena de trampas y secretos; estuvo más que atento el verano pasado cuando Neymar preparaba su salida del Camp Nou y están convencidos de que, ahora sí, ha llegado el momento de afrontar el que sería, otra vez, el fichaje más caro en la historia del fútbol.

Porque aunque la temporada no ha terminado, el conjunto blanco prepara ya la campaña que viene sin fijarse en lo que suceda en la final de la Champions del próximo 26 de mayo. Si se gana la tercera Copa de Europa consecutiva, el éxito de este grupo de jugadores será indudable e histórico. Una hegemonía en la mejor competición del mundo y que no se producía desde los años 70, con el Bayern y el Ajax.

El triunfo, esta vez, no va a impedir una pequeña renovación en el vestuario, como si sucedió el verano de 2017. El club de Florentino Pérez lleva un par de temporadas siendo muy recatado en el mercado, muy por debajo de lo que se han gastado clubes como el Barcelona, el City, el Manchester United o el mismo PSG, y desde los despachos se considera que ha llegado el momento de regenerar a un vestuario triunfador pero al que la temporada se le ha hecho demasiado larga. No se puede esperar una campaña más, por tanto, y hay que salir al mercado a por todas para ser competitivo desde el primer día del siguiente curso.

Y no hay nadie como Neymar para dar energía al vestuario y aumentar la competitividad. Se considera que el brasileño se va a compenetrar sin problemas con el resto de figuras, como hizo en el Barcelona, y que dará al ataque el «plus» que le ha faltado en muchos encuentros de esta campaña.

El pistoletazo de salida ya se ha dado y será después de la final de Kiev cuando se aceleren los contactos, los intermediarios y se afronten las consecuencias que el fichaje de Neymar puede tener para otros futbolistas del equipo.