Deportes

La cara y la cruz de Koke

El Metropolitano lo pitó. Simeone lo defiende y Morata fue a abrazarlo después del gol al Leverkusen

Koke es el capitán del Atlético, el hombre de confianza de Simeone, pero no atraviesa su mejor momento. Desde el pasado Mundial sólo ha estado en una convocatoria de la selección y su último partido con la Roja fue en octubre del año pasado. En el Wanda tenía su espacio, su rincón de seguridad. Pero no está libre de las críticas de su afición, que le pitó cuando fue sustituido por Morata. Era noche de Champions y el Atlético no había conseguido marcar aún ante el Leverkusen.

Publicidad

«La gente siempre hace lo que siente y lo que ve en esos momentos, porque es fútbol. Yo recuerdo la época de Luis Aragonés, Caminero, Kiko... Nos han silbado a todos. La gente quiere que juegues bien hoy, pero Koke cuando salga del vestuario tendrá el agradecimiento de la gente del Atleti. Nosotros tenemos que buscar que esos silbidos se transformen en aplausos», dice Simeone.

El «6» del Atlético tiene el apoyo de su entrenador y de sus compañeros. Morata, cuando marcó el gol que derrotó al Bayer Leverkusen, fue a buscarlo al banquillo para abrazarse con él. Son amigos desde niños, desde que coincidieron en la cantera rojiblanca y el delantero quiso compartir su alegría con él. «Ese gol, más allá del abrazo de Koke, nos generó hacer grupo», dice el Cholo.Simeone relativiza todo. El mal momento del Atlético y el mal juego, también: «Me siento bien cuando veo pasión y hoy el equipo sabía a qué jugaba. Podemos jugar bien o mal, pero hay un camino y cuando no nos salimos del camino estamos más cerca de hacer las cosas bien».