Baloncesto

La conexión balcánica del Fuenlabrada

Urtasun, Paunic y Wear celebran la clasificación del Montakit Fuenlabrada para la Copa
Urtasun, Paunic y Wear celebran la clasificación del Montakit Fuenlabrada para la Copa

El equipo del sur de Madrid estará en la Copa.

Popovic, Sobin, Stevic, Paunic... No se trata de un equipo de la Liga Adriática. Son algunas de las piezas clave del Montakit Fuenlabrada, la sensación de la primera vuelta. El equipo entrenado por Jota Cuspinera y el Bilbao Basket han sido los últimos en clasificarse para la Copa del Rey de La Coruña que hoy se sortea. El club del sur de Madrid vuelve a la Copa y lo hace con una plantilla plagada de apellidos balcánicos como si fuera un homenaje a las bodas de plata del inolvidable Partizán de Fuenlabrada. Aquel equipo jugó como local en el Pabellón Fernando Martín la primera fase de la Copa de Europa y terminó proclamándose campeón de Europa.

Marko Popovic, el autor del triple definitivo en Zaragoza para lograr la clasificación copera, es el líder del grupo. Con 33 años es un histórico del basket europeo. Pocos pueden presumir de haber jugado en Zadar, Valencia, Cibona, Zalgiris, Efes, Khimki... Llegó cuatro días antes de que arrancase la Liga y lo hizo por la llamada de otro balcánico, Zan Tabak. El técnico que comenzó la temporada decidió salir del club cuando recibió en noviembre la llamada del Maccabi. «Me llamó en el momento perfecto, mi mujer había dado a luz siete días antes y me dijo que viniera. Le dije a Tabak que si algo iba mal me podía cortar al primer mes. No quería engañar a nadie», asegura un jugador que llegaba como doble campeón de la Eurocopa. El rendimiento de este base-escolta, que hace doce años pasó por Valencia, está siendo sobresaliente. No es el único. Paunic es otra pieza decisiva en el juego exterior y Sobin –el hijo del ex pívot de la mítica Jugoplastica Goran Sobin– es uno de los pilares interiores. El cuarto balcánico, Oliver Stevic, nació en Eslovenia, juega con la selección bosnia y tiene nacionalidad serbia...

Todos están a las órdenes de Jota Cuspinera. El sucesor de Tabak era su ayudante, lo que había sido toda su vida en Estudiantes, Baskonia y Real Madrid. La elección fue la lógica en un equipo que tiene un presupuesto inferior al salario de alguna de las grandes estrellas de la Liga como Navarro o Rudy. Con el Madrid de Laso fue campeón de Liga y de la Supercopa, pero su gran momento como técnico llegó con el oro en el Europeo cadete de 2006. El día en que Ricky anotó 51 puntos, atrapó 24 rebotes y repartió 12 asistencias ante Rusia, Jota Cuspinera era el seleccionador.

Primera vuelta perfecta

El Valencia cerró en el Palau y con prórroga incluida una primera vuelta intachable. El triple de Satoransky que forzó el tiempo extra sólo sirvió para retrasar cinco minutos la decimoséptima victoria. Después de perder el primer partido de la temporada ante el Limoges, el Valencia ratifica que es el mejor equipo de España.