La incertidumbre olímpica de Río

El Ejército ha tomado la ciudad para garantizar la seguridad. La Villa Olímpica, ya inaugurada, está sin acabar y varios países han protestado. Preocupa el tráfico y el estado de las aguas.

El Ejército ha tomado la ciudad para garantizar la seguridad. La Villa Olímpica, ya inaugurada, está sin acabar y varios países han protestado. Preocupa el tráfico y el estado de las aguas.

Quedan nueve días para que comiencen los Juegos de Río y, de momento, poco se habla de récords, piscinas, carreras, saltos, goles o canastas. Tampoco abundan las noticias positivas respecto a la gran cita. Todo son prisas, incertidumbre y peligro. El zika ha sido protagonista desde hace tiempo, despertando la preocupación de figuras como Gasol o Djokovic; otros, como algunos de los mejores golfistas del mundo o la estrella de la NBA LeBron James, directamente han renunciado a ir. Mientras las encuestas que aparecen en los medios locales hablan de que más de la mitad de la población está en contra de la disputa allí del mayor acontecimiento deportivo, el lunes se inauguró la última estación de metro que debe llevar de una sede a otra, y que los ciudadanos de a pie no podrán utilizar hasta que acaben los Juegos. Tanto han apurado los plazos que hay dudas sobre su eficaz funcionamiento. El ejército va tomando la ciudad por el temor a la seguridad. La policía de Río, en huelga desde hace tiempo por los bajos salarios, ha difundido a los diferentes comités olímpicos nacionales una serie de medidas poco tranquilizadoras: no ir con la documentación original; no exhibir relojes, móviles, etc; no llevar mucho dinero en metálico o no resistirse en caso de atraco.

La competición empieza el 6 de agosto y siguen las dudas sobre alguna de las sedes. El estado de las aguas donde se disputará la natación en aguas abiertas o la vela es malo. «Los deportistas extranjeros nadarán literalmente en basura humana, y corren el riesgo de enfermar por esos microorganismos», dice un experto en «The New York Times». El último escándalo ha sido el de la Villa Olímpica, inaugurada el domingo todavía sin terminar, con problemas eléctricos, de fontanería... A las quejas de la delegación australiana, de las primeras en llegar a Río y que se ha instalado, de momento, en un hotel, se unieron la argentina, la japonesa y la sueca, e incluso algunos de los deportistas locales han tenido que cambiar de piso. La organización ha terminado reconociendo los fallos.

El dopaje, focalizado en Rusia, también ha tenido su parte. El goteo de rusos que no estará en Río por las sospechas de «tramposos» sigue: a los 67 atletas y 7 nadadores se han unido 22 remeros, 4 ciclistas, 2 pentatletas y 3 de halterofilia.

La villa olímpica: Obras contrarreloj

Australia, Argentina, Japón, Suecia... Algunas de las primeras delegaciones que ya están en Río han abandonado la Villa Olímpica nada más llegar. Fue pisar la Villa, entrar en los apartamentos y abandonarlos en busca de un hotel o un apartamento de alquiler hasta que se solucionen los problemas de infiltraciones, obstrucciones en el sistema de drenaje, suciedad, averías, problemas eléctricos... Al Comité Organizador no le ha quedado otra que admitir que diez de las 31 torres de apartamentos están sin concluir. ¿La solución? 630 hombres trabajando las 24 horas para que todo esté solucionado mañana o a primera hora del viernes cuando está prevista la llegada de un importante número de expediciones olímpicas a la ciudad brasileña.

Las denuncias se han multiplicado. La jefa de la delegación australiana, Kitty Chiller, aseguró que se identificaron 200 problemas en el edificio donde Australia ocupa quince plantas. El Comité Olímpico de Bielorrusia reveló que «los apartamentos todavía no tienen agua caliente. El sistema de drenaje está fuera de servicio. Pisos, ventanas y escaleras necesitan de limpieza». El presidente del Comité Olímpico de Argentina, Gerardo Wertheim, comentó que en dos de los cinco pisos que fueron reservados para la delegación de su país los apartamentos no tienen condiciones de uso.

«No nos avergonzamos por lo ocurrido. Nos entristeció el que no todos los atletas hubieran encontrado la Villa lista. Pero estamos seguros de que entregaremos todo en perfectas condiciones», afirma Mario Andrada, jefe de comunicación de los Juegos. El portavoz del Comité Organizador consideró normal que un proyecto de 3.600 apartamentos presente problemas en momentos en que comienzan a probarse las instalaciones. «La mayoría de los problemas sólo fue percibida cuando se hicieron las conexiones de agua y luz, es decir, cuando los atletas llegaron», aseguró al ser interrogado sobre las razones por las cuales los problemas no fueron corregidos antes de la apertura de la Villa.

Aguas contaminadas: «Naden con la boca cerrada»

Además de los codos, empujones y patadas de los rivales, los nadadores en aguas abiertas, windsurfistas y regatistas que compitan en Río tendrán que preocuparse por competir con la «boca cerrada» durante sus respectivas competiciones por la abundancia de residuos en la Bahía de Guanabara. Un grupo de expertos y científicos independientes ha asegurado que los deportistas se moverán «entre basura humana». «Se corre el riesgo de enfermar a causa de todos los microorganismos existentes en el agua. Es triste y preocupante», ha afirmado el doctor Daniel Becker, un pediatra que trabaja en los barrios pobres de Río, en declaraciones al diario estadounidense «The New York Times». Expertos en temas de salud en Brasil aseguran que las aguas de la Bahía de Guanabara y algunas playas están «más contaminadas» de lo que se creía, debido al vertido de residuos procedentes de las ciudades cercanas.

Estudios recientes han confirmado la existencia de unas «superbacterias» peligrosas y resistentes a los medicamentos frente a las playas de Río donde se celebrarán las pruebas de aguas abiertas y en una laguna donde competirán remeros y piragüistas. Las amenazas van más allá. Investigadores de la Universidad Federal de Río también se han topado con un elevado índice de contaminación en las playas de Ipanema y Leblon, donde se espera que medio millón de espectadores acudan a diferentes actos de los Juegos. Hay investigaciones que incluso aseguran que los virus encontrados en las citadas playas son 1,7 millones de veces más peligrosos que los que se podrían encontrar en cualquier playa del sur de California.

Los deportistas que han realizado en Río su preparación para los Juegos han sido los primeros afectados por la abundancia de contaminación y las «superbacterias». Algunos han sufrido enfermedades gastrointestinales y en una competición de surf celebrada hace un año, una cuarta parte de los participantes terminó con náuseas y diarrea, según aseguraron los propios organizadores.

Seguridad: «No resistirse»

Entre queja y queja por el estado de la Villa Olímpica, Kitty Chiller, jefa de la delegación australiana, sí admitió que se habían sentido muy seguros en su llegada a Río. Las Fuerzas Armadas de Brasil ya han tomado la ciudad para vigilar lugares estratégicos. En total, unos 85.000 agentes velarán por la seguridad durante las disputa de los Juegos Olímpicos, lo que no quita que la Policía de Río haya difundido una serie de recomendaciones para evitar que suceda una desgracia. Son 10 concretamente:

1. No lleves tu documentación original en la calle.

2. Lleva siempre una fotocopia del pasaporte o documento de identidad.

3. Procura no exhibir complementos caros como relojes, anillos, teléfonos móviles, cámaras fotográficas... Lo mejor es pasar desapercibido.

4. Si vas a la playa, no dejes tus pertenencias en la arena sin que nadie las vigile. Tampoco en lugares que te parezcan tranquilos y aislados.

5. Evita en lo posible llevar objetos de valor a los lugares menos turísticos.

6. Si te asaltan en la calle, no te resistas. Entrega todo lo que pidan. La vida vale más que las propiedades.

7. No lleves mucho dinero en metálico encima, sólo lo que crees que vas a necesitar durante el día. Podrás pagar con tarjeta en cualquier lugar.

8. No camines solo en zonas que no sean turísticas. Las diez de la noche son como las tres de la madrugada para nosotros.

9. Si te asalta un grupo de niños (algo improbable, pero posible) no pienses convencerlos como si fueran un grupo de jóvenes rebeldes. Pueden ir armados y no se lo pensarán dos veces.

10. Utiliza siempre transporte público oficial (taxi, ómnibus), nunca de personas que hayas conocido, que se ofrezcan a llevarte.

Además, matiza que con los Juegos y la llegada de más turistas puede aumentar el número de delincuentes como tironeros o descuideros.

Hace dos meses, tres miembros del equipo español de vela, que estaba entrenando allí, fueron atracados a punta de pistola por cuatro menores.