Ligeramente mejor que en Londres

A dos meses de los Juegos de Río, la previsión del CSD sitúa a España con unas 19 medallas

- Noya. Ya fue plata en Londres y ahora aspira a lo máximo en triatlón
- Noya. Ya fue plata en Londres y ahora aspira a lo máximo en triatlón

Se resistía Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, a dar una cifra concreta de posibles medallas para los Juegos de Río: por no meter presión a los atletas, porque «esto es deporte, no es una ciencia»; porque puede haber lesiones de aquí a dos meses, que es lo que falta para que comiencen los Juegos Olímpicos; y porque países como Rusia tienen su participación en vilo. Pero al final salió más o menos una cantidad. Las previsiones del Consejo Superior de Deportes para los Juegos de Londres 2012, siempre a la baja por precaución, para que el resultado final fuera mayor del esperado, era que España ganaría 14,4 metales, y finalmente se consiguieron 17. «Para Río son un poco mejores, como un cinco o un diez por ciento más», explicó ayer el presidente del CSD. Aplicando la ecuación con la opción más optimista, da como resultado que la previsión sería de 15,85 medallas conquistadas, y el resultado real, de unas 19. «El clima y el cambio horario nos favorecen respecto a otros Juegos disputados fuera de Europa», explica Cardenal.

Durante el último ciclo olímpico, España ha tenido 12 campeones del mundo en deportes de Juegos de verano, aunque alguno de ellos, como Carolina Marín y Gómez Noya, son reincidentes y otros como el equipo masculino de balonmano no han logrado la clasificación para la gran cita brasileña. Subcampeones han sido trece, también con varios como Mireia Belmonte y Mario Mola repitiendo; y campeones de Europa, 17. El total en podios en Copas del Mundo, Mundiales o Europeos es de 127, lo que lleva a los analistas del CSD a hablar de 46 posibilidades de metal en Río, de las que esperan que se hagan realidad algo menos de la mitad. De momento, hay 207 deportistas clasificados, pero todavía está abierto el plazo en algunas disciplinas. La cifra final rondará los 276 (144 hombres y 132 mujeres), un número similar al de los que acudieron a Londres hace cuatro años (282).

Durante el último ciclo, de 2013 a 2016, se han destinado 177,1 millones de euros públicos a subvencionar a las federaciones olímpicas, cantidad que supuso un 36,2 del total, que asciende a 489 millones, según datos facilitados por el CSD. Los casi 312 «kilos» de diferencia que hay se dividen entre recursos propios (como patrocinadores privados), las aportaciones del Plan ADO (que ascienden a 30,8 millones) y las de la Liga de Fútbol Profesional (4,1 millones). 36,2 es la cifra global de apoyo público, pero mirando minuciosamente se extrae que el deporte olímpico sigue dependiendo en exceso de ese dinero. Quince de las 30 federaciones obtienen más de la mitad de sus ingresos de dinero público, siendo exagerados los casos de la de esgrima (79,2%), halterofilia (81%) o pentatlón moderno (78,4%). Por contra, el fútbol (sólo un 1 por ciento), el golf (7,8%) y el baloncesto (8,9%) son las que menos dependen de las subvenciones. El atletismo (20,5 millones) y la natación (17,9 millones), los deportes considerados reyes en los Juegos, son las que más ayudas han obtenido.

«Las medallas no son el aval del CSD. Nos importa que aquí se haga deporte o que haya igualdad entre hombres y mujeres. Pero dentro de esto parece razonable que se consiga un número similar a Londres», insistió Cardenal, que también trató otros temas de actualidad respecto a Río, como el zika. «Hemos elaborado una guía y la conclusión es que, tomando las medidas de precaución, no hay un problema real de salud individual», afirmó, sin querer polemizar por la opinión de Pau Gasol.