Juegos Olímpicos

Martina Reino: «Es como una carrera de coches en el mar»

La vela y el surf son sus pasiones. Siempre el mar, del que no puede vivir separada. Compite en la clase Laser, donde busca clasificarse para Río.

Martina Reino navega con banda sonora: «Siempre escucho música para concentrarme mientras monto el barco y me cambio antes de la regata. Me gusta meterme en mi burbuja e imaginarme la competición con música de fondo». Enfrente, el mar. «¡El mar lo es todo! No sé cómo explicarlo, pero no puedo estar mucho tiempo lejos de él», dice Martina. Y a los lados, los rivales. «La vela es como hacer una carrera de coches, pero sobre el agua, donde el barco va más rápido si tú consigues llevarlo, planeando sobre olas, sintiendo el mar en todas las condiciones...», continúa la grancanaria, que compite en la clase Laser del deporte que más medallas olímpicas ha dado a España en su historia. «La vela es una combinación de técnica, porque tienes que saber llevar el barco; táctica, porque hay que superar a los rivales; y estado físico, porque normalmente en un día hacemos dos o tres mangas de una hora en una regata de seis días», analiza. Por tanto, la preparación es tan exigente como la propia competición: entrena en el agua lunes, miércoles, viernes, sábado y domingo, unas dos horas; y a ello une el trabajo físico: martes y jueves una hora de gimnasio, además de sesiones extra todas las semanas y tres días de bicicleta.

Todo empezó cuando su madre la llevó a un cursillo de iniciación al Real Club Náutico de Gran Canaria. Tenía 7 años. Ahora, con 20, persigue estar en los Juegos de Río, tras haber destacado en las categorías inferiores. «Cuesta dar el salto de clases juveniles a olímpicas, porque empiezas a competir con gente mayor que tú, con más experiencia y con mejor material, pero disfrutas del camino y aprendes de los mejores», piensa Martina. También cuesta, por supuesto, clasificarse para los Juegos. En el Mundial disputado en Omán, en noviembre, no se logró una plaza para España en clase Laser. «Ahora tenemos que intentarlo en el Trofeo Princesa Sofía, el año que viene, en Palma de Mallorca, donde se reparten las dos últimas plazas para Europa. ¡El sueño sigue vivo!», describe la isleña. Igualmente difícil es evolucionar en un deporte en el que para competir a alto nivel se necesita material nuevo y caro todas las temporadas o pagar viajes a la otra punta del mundo para competir en las mejores regatas. «Yo tengo suerte porque mi club, el RCNG, me ayuda mucho, así como la Federación. Aparte, está el Programa Podium de Telefónica y el COE, que es una iniciativa genial, un milagro para los deportistas jóvenes, porque nos permite competir con gente con más sponsors que nosotros y llegar a cumplir el sueño olímpico», desvela Martina. Aparte de ella, Paula Barceló, Silvia Mas y Joel Rodríguez se benefician de las Becas Podium en vela.

Martina, amante también del surf, que practica cuando puede, estudia Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, aunque este año sólo ha cogido unas cuantas asignaturas. Prima intentar llegar a los Juegos. Siempre con banda sonora de fondo...