Más goleador, pero más débil

Con Koke en el medio, el Atlético marca más y pasa mejor, pero encaja más goles

Koke, en el centro de la imagen, durante el entrenamiento de ayer en el Cerro del Espino
Koke, en el centro de la imagen, durante el entrenamiento de ayer en el Cerro del Espino

Con Koke en el medio, el Atlético marca más y pasa mejor, pero encaja más goles

El Atlético ha añadido variedad a su estilo. Ahora se siente capaz de dominar partidos que antes se le atragantaban y se siente cómodo. Simeone ha movido el equipo para dar a Koke el manejo en el centro del campo, al lado de Gabi. Era una idea que siempre ha estado en la cabeza del Cholo, aunque no se haya atrevido a hacerla efectiva hasta ahora. El equipo rojiblanco tiene más posesión de la pelota, falla menos pases y comete menos faltas que la temporada anterior. Por primera vez desde que Simeone se sienta en el banquillo rojiblanco supera el 50 por ciento de posesión durante los partidos. Este año llega hasta el 52, cuando el año pasado se quedaba en el 48. Ha pasado de rozar el 80 a superar el 82 por ciento de acierto en el pase y las faltas se han reducido en una por partido, de 13 han pasado a 12.

El Cholo ha hecho a su equipo más ofensivo y ha marcado 25 goles, por los 16 de la temporada pasada en la misma jornada. Mucha responsabilidad tiene Koke, que el martes fue parte importante en la remontada de España ante Inglaterra. Y también la explosión goleadora de Carrasco, que el año pasado marcó cuatro goles y ya lleva cinco en once jornadas.

«Con Koke en el medio tenemos más el balón, pero somos más frágiles», decía Gabi la semana pasada. Y los números le dan la razón. A estas alturas del curso pasado, el Atlético era tercero, con 23 puntos, a cuatro del Barcelona, que era líder. Ahora tiene dos puntos menos y es quinto, a seis del Real Madrid. Ha ganado un partido menos y ha empatado uno más. También recibe más goles –ocho lleva encajados y el año pasado eran seis en la misma jornada– y roba menos balones. De recuperar algo más de 20 pasa a recuperar algo menos de 18. El Atlético parecía el equipo más fiable del campeonato, pero las dos últimas derrotas fuera de casa le han cortado el ritmo.

«No hay ningún problema con Gabi. Lo dijo porque llevamos casi cinco años jugando con mediocentros en las bandas y eso te hace estar más compacto», explicaba Koke el miércoles en la cadena Ser. Simeone acostumbraba a jugar con Saúl y Koke en los costados en los partidos comprometidos y Gabi y Tiago o Augusto Fernández en el centro. Pero la lesión del argentino dejó un agujero en el medio que el Cholo ha intentado rellenar con algo más de fútbol. Carrasco ha encontrado más continuidad y, después de la lesión de Saúl en la anterior convocatoria de la Selección, se ha acostumbrado a acompañarlo con Gaitán o Correa en la otra banda.

Koke ha mejorado su producción defensiva como medio centro. Roba más balones en cada encuentro. Ha pasado de 1,4 a 1,9 por encuentro y ha «obligado» a que Gabi también aumente su estadística de recuperaciones. Robaba 2,2 la temporada pasada y ha subido hasta los dos y medio por encuentro. Pero entre los dos no compensan las ausencias de Tiago y Augusto Fernández. El portugués era el que más pelotas recuperaba en el centro del campo la temporada pasada hasta su lesión –2,4– y su lugar lo ocupó Augusto, que aumentó la cifra hasta los 2,7. El ex jugador del Celta mantenía sus cifras hasta que se lesionó esta temporada.

Koke se siente más cómodo en el medio del equipo. Es donde le hizo debutar Abraham García en el Atleti B cuando aún no había cumplido la mayoría de edad. «Es un ‘‘todocampista’’. Como siempre elige bien y es una garantía de rendimiento, da igual dónde lo pongas. En el sistema del Cholo, donde a veces juegan cuatro mediocentros, puede encajar por fuera porque es generoso, ayuda defensivamente y va a tapar los espacios, sin ser su mayor cualidad. A mí me gusta verle por el centro», dice Abraham.