Lorenzo: «Ahora no soy fuerte»

Lorenzo, sin confianza en los Michelin con lluvia y frío, ha sumado 52 puntos menos que Márquez en las tres últimas carreras

Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo

En Mugello, después de conseguir su tercera victoria del curso, la segunda consecutiva, Lorenzo mandaba en el Mundial con 10 puntos de ventaja respecto a Márquez. Era el 22 de mayo y Jorge tenía la iniciativa en lo que parecía un duelo mano a mano con Marc por el título. Desde aquel 22 de mayo, el balear ni se ha acercado al podio. Iannone se lo llevó por delante en Montmeló y la lluvia le arruinó tanto en Assen como en Alemania. El saldo, siete puntos de 75 posibles y un hundimiento en la clasificación general, donde ahora es segundo a casi dos carreras del líder Marc, que desde entonces se las ha apañado para sumar 65 puntos, 52 más que su máximo rival. «El campeonato no se ha acabado. Hay más errores de lo habitual y ya se ha visto esta mañana en los libres que puede pasar de todo (caída fuerte de Márquez) y hay que seguir teniendo fe, pero sobre todo pensar en que podemos mejorar, trabajar sobre ello y ser más fiables, ya que no me esperaba tantas dificultades para ser competitivo con los Michelin en circunstancias anormales y las estoy teniendo». Con lo de circunstancias anormales, el número 99 se refiere a la lluvia y la baja temperatura, dos condiciones que le impiden parecerse a sí mismo. No tiene confianza en los nuevos neumáticos, que este fin de semana le han tirado tres veces.

«Se ha complicado todo, en este momento no soy fuerte. Ha sido desastroso por muchos motivos: las caídas, que hemos encontrado el camino para la puesta a punto demasiado tarde y que las condiciones de carrera en estos momentos no son las mejores para mí. Hay que trabajar y ser humildes para saber qué nos pasa, para ser completos y veloces en todas las condiciones», analizaba Jorge, que no ha sabido aprovechar la ventaja de potencial técnico que parecía tener la Yamaha.

Los pilotos oficiales de Honda se quejaban de una moto con poca aceleración, pero especialmente Marc ha sabido adaptarse y coger puntos sin tener que ganar necesariamente. Dos segundos puestos y la victoria de ayer demuestran que el año pasado le sirvió para aprender otra forma de ganar un Mundial.